La esteatosis hepática no alcohólica es un factor de riesgo independiente para la demencia

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Susan London | Informes Clínicos | 27 de julio de 2022

Conclusión práctica

  • Los adultos mayores con esteatosis hepática no alcohólica presentaban un 38 % más de riesgo de demencia tras el ajuste por diabetes, obesidad, dislipidemia, hipertensión, ictus, enfermedad cardiaca y depresión.

Relevancia

  • Aproximadamente el 25 % de las personas en todo el mundo tienen esteatosis hepática no alcohólica.
  • Los hallazgos plantean la posibilidad de que el tratamiento de esta enfermedad podría mitigar el riesgo de demencia.

Resultados fundamentales

  • Demencia durante una mediana de seguimiento de 5,5 años entre aquellos con esteatosis hepática no alcohólica frente a sin:
    • Incidencia: 5,0 % frente a 4,6 %.
    • Hazard ratio ajustada (HRa): 1,38 (IC del 95 %, 1,10-1,72).
  • La asociación fue similar para hombres y mujeres; por grupo de edad, fue más pronunciado en los de 65 a 74 años.
  • Riesgo asociado con esteatosis hepática no alcohólica para demencias específicas:
    • Demencia vascular: HRa, 1,44 (IC del 95 %, 0,96-2,23; p=0,07).
    • Enfermedad de Alzheimer: HRa, 1,15 (IC del 95 %, 0,78-1,70).
  • El riesgo de demencia se elevó aún más para los pacientes con esteatosis hepática no alcohólica que también presentaban:
    • Enfermedad cardiaca (HRa, 1,50; IC del 95 %, 1,08-2,05).
    • Ictus (HRa, 3,04; IC del 95 %, 1,61-5,74).
    • Ambos (HRa, 2,34; IC del 95 %, 0,90-6,02).

Diseño del estudio

  • Estudio de cohortes emparejadas poblacional sueco que abarcó un período de 30 años (1987-2016) entre adultos de 65 años o más:
    • 2.898 con esteatosis hepática no alcohólica.
    • 28.357 sin esteatosis hepática no alcohólica.
  • Resultado principal: demencia incidente por todas las causas.
  • Financiación: ninguna.

Limitaciones

  • Dependencia de datos de registro que excluyen la atención primaria.
  • Posible subestimación del riesgo, dado que la esteatosis hepática no alcohólica suele ser asintomática.
  • Posibilidad de generalización desconocida.