La estancia media de un ingreso en el hospital se ha reducido un 15% entre 2007 y 2015 en España


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La duración de la estancia media de un ingreso hospitalario ha decrecido un 15% entre 2007 y 2015 y se sitúa actualmente en 8,1 días, tal y como revela el informe RECALMIN, desarrollado por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) con el apoyo de la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS).

El estudio, que analiza la atención en las unidades de medicina interna en el Sistema Nacional de Salud, también muestra que las altas dadas por los servicios de medicina han crecido un 21% en el mismo período, con un aumento de 7 puntos porcentuales sólo en el último año.

En este sentido, el 46% de las altas corresponden a personas de 80 años o más y el 53% de los pacientes ingresados en este grupo de edad son mujeres.

Hay un ligero predominio de varones en las unidades de medicina interna, con una edad media de 73 años, mientras que la edad media de las mujeres ingresadas es más elevada, de 77 años.

En cuanto a las causas de los ingresos, el informe arroja que las mujeres ingresan en mayor medida por enfermedad de insuficiencia cardiaca, el diagnóstico más frecuente para el alta con un 10%, y los hombres más por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). De hecho, las enfermedades respiratorias han sufrido un notable aumento, según el estudio.

Por su parte, la tasa bruta de mortalidad se ha mantenido estable alrededor del 10%.

El estudio también muestra que la media de internistas por unidad es de 15, con un promedio de 7,7 por cada 100.000 habitantes. El número promedio de las altas por médico internista y año es de 240, mientras que, de media, cada enfermera atiende, en turno de mañana y día laborable, a 10 pacientes ingresados en las unidades de medicina interna.

Hay evidentes diferencias entre comunidades autónomas en relación con los ingresos por habitantes y año, las tasas crudas de mortalidad y el resto de indicadores, como la hospitalización evitable o la tasa de complicaciones.

Fundamentalmente, se encuentran en relación a las tasas de mortalidad ajustadas a riesgo, tanto para la global como para el índice de mortalidad por causas específicas, son casi de un 100% entre la comunidad autónoma con mayores tasas de mortalidad y la de menores tasas.

Por otro lado, el 61% de las unidades de medicina interna, que representan el 68% de las camas instaladas, muestra que sólo el 31% de la población está cubierta por programas de atención sistemática al paciente crónico y complejo y únicamente en el 35% de las unidades el pase de visita es multidisciplinar.

Además, el 94% de las unidades de medicina interna realiza interconsulta con otros servicios hospitalarios, con una media de 6 médicos dedicados a esta actividad. Es muy frecuente en Traumatología, con un 77%; el Cirugía General y Digestivo, un 58%, y Urología, un 53%. El número de interconsultas que han desarrollado el servicio es de 1.000 con un promedio de 3,2 visitas por paciente.

Para finalizar, en cuanto a la actividad docente e investigadora, el 63% de las unidades de medicina interna están acreditadas para docencia MIR, con un promedio de dos residentes de cada año de formación.

El 47% afirmaron tener profesores universitarios. El promedio de profesores asociados por cada una era de 3,5 con 0,6 profesores titulares y 0,2 catedráticos.

El promedio de proyectos de investigación financiados mediante convocatorias públicas fue de 2,3 por unidad de medicina interna, pero con variaciones en relación a indicadores de la actividad investigadora, como ensayos clínicos o publicaciones en revistas indexadas.