La espirulina puede dar lugar a nuevos fármacos antihipertensivos (Hypertension)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La espirulina se considera cada vez más como un superalimento, debido a sus posibles propiedades beneficiosas, aunque su mecanismo de acción aún está sujeto a investigación. Con el nombre científico de Arthrospira platensis, la espirulina es una cianobacteria, una bacteria capaz de hacer la fotosíntesis. Algunas veces clasificada como "alga azul", supuestamente fue utilizada por los aztecas como alimento.

Ahora, una investigación del Laboratorio de Fisiopatología Vascular del I.R.C.C.S. Neuromed en Pozzilli (Italia), muestra que uno de sus extractos puede contrarrestar la hipertensión arterial al dilatar los vasos sanguíneos. Los investigadores aislaron la espirulina y extrajeron un péptido capaz de dilatar las arterias.

El estudio, publicado en Hypertension, se realizó en el laboratorio, en arterias aisladas y en modelos animales. "Nuestra investigación -dice Albino Carrizzo, primer autor del artículo- comenzó con una digestión gastrointestinal simulada del extracto crudo de espirulina. En otras palabras, reproducimos lo que sucede en el intestino humano después de ingerir la sustancia. De esta manera hemos podido aislar los péptidos que nuestro cuerpo absorbería".

Uno de los péptidos aislados, llamado SP6, se ha identificado por primera vez. Administrado en vasos sanguíneos aislados en el laboratorio, mostró acción vasodilatadora, un efecto potencialmente antihipertensivo. Esto llevó a los investigadores a administrar SP6 a animales hipertensos, lo que resultó en una disminución efectiva de la presión arterial.

"Sabemos -dice Carmine Vecchione, otra de las firmantes del estudio- que los pacientes hipertensos suelen tener un defecto en los procesos naturales que, por la acción del óxido nítrico, regulan el endotelio de los vasos sanguíneos".

"El péptido que aislamos en el extracto de espirulina actúa positivamente sobre este mecanismo. Por supuesto, se necesitarán más investigaciones, pero creemos que SP6 podría ser un adyuvante natural a las terapias farmacológicas comunes para mejorar la función endotelial y, en consecuencia, combatir la hipertensión".