La epidemia de gripe ha llegado a su fin


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La epidemia de la gripe ha llegado este año a su fin durante la semana del 4 al 10 de marzo, al situarse su incidencia en 41,7 casos por 100.000 habitantes, frente a los 74,5 de la semana anterior, según los últimos datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

El descenso de la incidencia de gripe se produce en todos los grupos de edad, especialmente en los menores de 65 años. El nivel de intensidad es bajo en Andalucía, Castilla León y Ceuta, y basal en el resto de España. La difusión de la enfermedad es amplia en Castilla y León; local en Andalucía, Asturias, Canaria y Castilla La Mancha; y ya esporádica o nula en el resto. A pesar de todo, se observa un exceso de mortalidad del 4% sobre lo esperado.

Desde el inicio de la temporada 2018-19, se han notificado 23 brotes de gripe en cinco comunidades autónomas. Ocho de ellos se produjeron en instituciones sanitarias, siete en geriátricos, cinco en colegios/guarderías, y otros tres en instituciones de larga estancia. La mediana de edad de los pacientes afectados es de 77 años en las instituciones sanitarias, y de 87 en los geriátricos.

La tasa acumulada de hospitalización de pacientes con gripe confirmada es de 50,5 casos por 100.000 habitantes. La mayor proporción de casos se registra en el grupo de 64 años (58%), seguido del grupo de 15 a 64 años (29%). En cuanto a casos graves, la tasa asciende a 18,63 por cada 100.000 habitantes, la mayoría en mayores de 64 años (59%). La mortalidad entre los casos graves es del 16%, en el rango de temporadas previas, principalmente entre mayores de 64 años (83%).

El 84% de los pacientes presentaban factores de riesgo de complicaciones de gripe. En los adultos, los más prevalentes son la enfermedad cardiovascular crónica (43%), la diabetes (31%) y la enfermedad pulmonar crónica (29%), y en los menores de 15 años la enfermedad respiratoria crónica (7%) y la enfermedad cardiovascular crónica (4%). El 74% de los pacientes desarrolló neumonía y el 23% ingresó en UCI.