La enfermedad intestinal inflamatoria incrementa el riesgo de infarto de miocardio (Inflamm Bowel Dis)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Determinadas personas con enfermedad inflamatoria intestinal (EII), como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, pueden tener hasta 12 veces más probabilidades de experimentar un infarto de miocardio, según ha concluido un estudio del Hospital Universitario Cleveland Medical Center (Estados Unidos).

Si bien la inflamación crónica en el cuerpo se ha relacionado durante mucho tiempo con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, que la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa puedan provocar infartos no se sabía tan bien como hasta ahora, según explican los investigadores en un artículo publicado en Inflammatory Bowel Diseases.

Examinaron una base de datos de registros médicos estadounidenses con más de 29 millones de personas, incluidas casi 132.000 con colitis ulcerosa y 159.000 con la enfermedad de Crohn. Durante el período de cinco años de estudio, las personas con EII tuvieron 25% más probabilidades de sufrir un infarto que las personas sin la enfermedad.

"La EII debe considerarse como un factor de riesgo independiente para el desarrollo de enfermedad cardíaca. Esto significa que deben ser monitorizadas cuidadosamente para detectar factores de riesgo cardíaco como tabaquismo, obesidad, hipertensión, diabetes e hipercolesterolemia", reflexiona la autora principal de la investigación, Mahazarin Ginwalla.

Durante el estudio, el 3,3% de las personas sin EII tuvo un infarto de miocardio, en comparación con el 6,7% de los pacientes con colitis ulcerosa y el 8,8% de las personas con enfermedad de Crohn. El mayor aumento del riesgo de infarto para las personas con EII se observó entre las más jóvenes.

La investigación demostró, además, que los pacientes con EII de entre 30 y 34 años tenían 12 veces más probabilidades de sufrir un infarto de miocardio que las personas de su grupo de edad sin EII. Sin embargo, a los 65 años, los afectados por la EII tenían solo el doble de probabilidades de experimentar dicho evento cardiaco en comparación que las personas sin la enfermedad.