La edición genética con CRISPR-Cas9 impide la replicación del virus del herpes latente (Elife)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard (Estados Unidos) han utilizado la técnica de la utilización de genes en el gen CRISPR-Cas9 para impedir la replicación activa del virus del herpes latente y han identificado una forma de evitar nuevas infecciones en las células humanas.

Tal como han explicado los investigadores, el virus del herpes simple entra en el cuerpo a través de regiones cubiertas de membranas mucosas (como la boca, la nariz o los genitales), pero rápidamente se oculta en escondites virales dentro de las células nerviosas. Después de la infección viral, el virus permanece latente solo para volver a despertarse periódicamente para causar brotes marcados por la erupción de herpes labial o ampollas. En determinadas personas, las consecuencias del despertar viral pueden ser devastadoras, incluida la ceguera y la inflamación cerebral.

Los medicamentos antivirales pueden prevenir brotes recurrentes, pero no siempre son efectivos, por lo que durante décadas los investigadores han buscado una solución que frene la acción del virus para siempre. Ahora, utilizando células de fibroblastos humanos infectados con el virus del herpes simple (VHS), han utilizado con éxito la edición genética CRISPR-Cas9 para interrumpir no solo la replicación activa del virus sino también de alcanzar grupos inactivos del virus, lo que representa una posible estrategia para lograr el control viral permanente. Los hallazgos se han publicado en eLife.

"Es un primer paso emocionante, uno que sugiere que es posible silenciar permanentemente las infecciones de por vida, pero queda mucho por hacer", ha reconocido el investigador principal del estudio, David Knipe.

En particular, la investigación representa la primera instancia con éxito de alterar los reservorios virales latentes a través de la edición de genes. Los depósitos latentes son notoriamente impermeables a los medicamentos antivirales y también han resultado difíciles de editar genéticamente, ha explicado.

Asimismo, los experimentos también identifican los mecanismos por los cuales la replicación activa del virus se vuelve especialmente vulnerable a la edición de genes, lo que puede explicar por qué las formas latentes del virus son menos susceptibles a esta técnica. Específicamente, los experimentos han revelado que el ADN de un virus que se replica activamente está más expuesto a la enzima Cas9.

Esto se debe a que los virus que se replican activamente tienen menos histonas protectoras que se envuelven que se envuelven alrededor de su ADN para protegerlo. "La ausencia de histonas protectoras hace que el ADN sea más accesible y fácil de cortar, por lo que esencialmente se identifica como el talón de Aquiles del VHS", ha comentado Knipe.

Los nuevos hallazgos ofrecen un sistema modelo para usar la edición de genes de forma localizada para interrumpir la replicación activa en sitios específicos. Sin embargo, Knipe advierte que el gran desafío de utilizar la edición genética en las neuronas, donde el virus se esconde y entra en un estado de latencia, aún no se ha resuelto.

Un uso terapéutico temprano de esta técnica podría implicar la edición genética local y limitada de las células epiteliales en "la boca, los ojos o los genitales de personas con infecciones por HSV establecidas como una forma de evitar que el virus cause brotes activos en sitios vulnerables", ha indicado Knipe.

"Si se desea prevenir las infecciones corneales, por ejemplo, se podría usar la edición CRISPR-Cas9 en las células de la córnea para prevenir nuevas infecciones o evitar que el virus reactive o reduzca la reactivación", ha apuntado Knipe, quien ha añadido que "las personas que tienen infección recurrente por queratitis herpética de la córnea comienzan a quedar ciegas después de un tiempo debido a la reactivación y la inflamación resultante que causa la opacidad de la córnea".

Sobre la técnica de la edición genética, el investigador ha reconocido que existe todavía un "largo camino por recorrer para garantizar la hiperprecisión y la seguridad de las nuevas herramientas de edición de genes para que la edición local pueda ofrecer un primer paso más seguro y más limitado.