La doble mastectomía reduce casi al 100% la probabilidad de cáncer de mama, pero no la metástasis


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La doble mastectomía es una opción a la que recurren muchas mujeres que sufren cáncer de mama, así gracias a esta cirugía se puede reducir "casi totalmente la probabilidad de recaída, sin embargo, no ocurre lo mismo con la metástasis”, ha señalado Gloria Ortega, oncóloga quirúrgica de la Unidad de Tumores de Mama del MD Anderson Madrid.

De este modo, la mastectomía reduce "por encima de un 95 por ciento la probabilidad de cáncer de mama", pero no de metástasis, ya que esta cirugía "reduce el riesgo de recaída del cáncer o de aparición de un tumor nuevo", ha especificado la doctora.

En concreto, la doble mastectomía o mastectomía bilateral es "la cirugía por la que se extirpan por completo ambas mamas o todo el tejido mamario", y está indicada, principalmente, para mujeres con una mutación genética de los genes BRCA1 y BRCA2, o para aquellas que ya han desarrollado esta enfermedad y pueden tener, o no, dicha mutación, ha declarado.

Para realizarse esta operación no es necesario que la paciente se haya sometido a sesiones de radioterapia o quimioterapia; sin embargo, se pueden dar varios casos de mastectomías terapéuticas, cuando hay o ha habido un cáncer, "entonces esta paciente puede optar por quitar el tumor, mirar los ganglios de la axila, y según los resultados podría necesitar o no quimioterapia", y en el caso de conservar la mama "siempre hay que dar radioterapia". Pero, si la paciente optase por realizar la mastectomía solamente sobre la mama enferma no harían falta las sesiones de radioterapia, puesto que la cirugía -en el caso de tener cáncer de mama- tiene "un efecto similar al de la radioterapia".

Actualmente, muchos especialistas plantean la opción de la quimioterapia neoadyuvante: "la aplicación de la quimioterapia antes de la cirugía, de manera que se reduce el tumor y se puede conservar la mama, situación que, en tumores grandes, podría ayudar hasta no hacer necesaria la mastectomía".

Tras la cirugía, la paciente tiene la opción de la reconstrucción inmediata, "en el mismo momento", o una reconstrucción diferida; un hecho que ya está pendiente "de las indicaciones o consideraciones médicas, que ya dependen de cada paciente".

En este proceso de reconstrucción, el cirujano creará una mama nueva. "En esta situación, optamos por mastectomías ahorradoras, preservando la mayor parte de piel y utilizando prótesis, mallas, etc, pero mantenido la forma de la mama original”, ha asegurado la experta.

Por otro lado, las recuperaciones "dependerán de cada persona, y en estos casos concretos, de la propia reconstrucción, que puede ser en base a expansores, u otros casos como los de la cirugía reparadora donde se usa tejidos de la propia persona". Así, y respecto a los días de recuperación, la experta ha concluido argumentado que, dependiendo del tipo de reconstrucción, ya que va por partes, los días de hospitalización tras la cirugía se pueden traducir entre 7 y 10.