La diabetes y la disfunción eréctil pueden estar relacionadas genéticamente (Am J Human Genet)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una nueva investigación, publicada en el American Journal of Human Genetics, sugiere que una susceptibilidad genética a la diabetes tipo 2 podría ser una causa de disfunción eréctil.

Existen varios factores de riesgo de la disfunción eréctil, entre ellos la edad avanzada, el sobrepeso y el consumo de tabaco. Tener otras enfermedades, como diabetes, algunas enfermedades cardiovasculares y hepatopatías crónicas, también puede predisponer a este trastorno.

Por ejemplo, el riesgo de disfunción eréctil es entre dos y tres veces mayor en las personas con diabetes tipo 2 que en el resto de la población masculina, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Hasta ahora, la evidencia que apoya la relación entre la diabetes tipo 2 y la disfunción eréctil sólo ha sido observacional. Sin embargo, un nuevo estudio refuerza la relación entre los dos trastornos y confirma que una predisposición genética a la diabetes tipo 2 puede dar lugar a la disfunción eréctil. Los hallazgos también se suman a la creciente evidencia de que ciertas ubicaciones genéticas están asociadas a la disfunción eréctil.

Anna Murray, de la Universidad de Exeter, y Michael Holmes, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), dirigieron la nueva investigación, en la que se llevó a cabo un estudio de asociación del genoma completo, basado en datos de más de 220.000 hombres de tres cohortes de población diferentes.

Del total, 6.000 presentaban disfunción eréctil. Los investigadores usaron análisis genéticos complejos para investigar las relaciones entre la diabetes, el peso corporal y la disfunción eréctil.

"Encontramos que una predisposición genética a la diabetes tipo 2 está relacionada con la disfunción eréctil", señala Murray. "Esto puede significar que si las personas pueden reducir su riesgo de diabetes a través de estilos de vida más saludables, también pueden evitar desarrollar disfunción eréctil".

Por otro lado, es poco probable que la disfunción eréctil sea una consecuencia del tratamiento de la diabetes, sugieren los investigadores. Un número insuficiente de ensayos clínicos han encontrado que mejorar el control glucémico como parte del tratamiento de la diabetes dio como resultado la aparición de la disfunción eréctil, por lo que se pueden sacar pocas conclusiones sobre la relación entre el riesgo de disfunción eréctil y el tratamiento de la diabetes.

"La disfunción eréctil afecta al menos a uno de cada cinco hombres mayores de 60 años, pero hasta ahora se ha sabido poco sobre su causa. Nuestro artículo se hace eco de hallazgos recientes de que la causa puede ser genética, y va más allá", explica Murray.