La diabetes tipo 1 no es una, sino dos enfermedades distintas, definidas por la edad de diagnóstico (Diabetologia)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los niños diagnosticados de diabetes tipo 1 menores de 7 años tienen una forma diferente (o "endotipo") de la enfermedad en comparación con los diagnosticados a partir de los 13 años, según una nueva investigación de la Universidad de Exeter (Reino Unido), publicada en Diabetologia.

La investigación muestra por primera vez que los niños diagnosticados con menos de 7 años no procesan la insulina adecuadamente y las células que la producen se destruyen rápidamente. Sorprendentemente, aquellos que son mayores en el momento del diagnóstico (mayores de 13 años) a menudo continúan produciendo insulina normal. Estos hallazgos reavivan preguntas importantes sobre si estas células productoras de insulina "latentes" podrían revigorizarse para que funcionen de manera más efectiva.

En su artículo, el equipo ha sugerido nuevos nombres para los dos endotipos distintos: el diabetes tipo 1 endotipo 1 (T1DE1) para el diagnóstico en los niños más pequeños y la diabetes tipo 1 endotipo 2 (T1DE2) para aquellos que son mayores en el momento del diagnóstico.

"Estamos extremadamente entusiasmados por encontrar evidencia de que la diabetes tipo 1 es dos condiciones separadas: T1DE1 y T1DE 2 -explica el investigador Noel Morgan-. La importancia de esto podría ser enorme para ayudarnos a comprender qué causas la enfermedad y el desbloqueo de vías para evitar que las futuras generaciones de niños contraigan diabetes tipo 1".

"También podría conducir a nuevos tratamientos, si podemos encontrar maneras de reactivar las células productoras de insulina inactivas en el grupo de edad más avanzada -añade-. Esto sería un paso significativo hacia el santo grial para encontrar una cura para algunas personas".

El documento propone que los niños diagnosticados entre las edades de siete y 12 años podrían caer en el grupo T1DE 1 o T1DE2. El equipo de investigación ahora está trabajando en formas más precisas para definir qué tipo de diabetes tienen estos niños al estudiar las pequeñas cantidades de insulina liberadas en la sangre.

El equipo llegó a sus conclusiones analizando dos recursos biológicos, incluido el biobanco pancreático Exeter único que comprende más de 130 muestras, muchas de las cuales provienen de niños y jóvenes que murieron poco después de ser diagnosticados con diabetes tipo 1. Este es el recurso más extenso de su tipo en cualquier parte del mundo. También estudiaron si las diferencias observadas en el páncreas se reflejan en la sangre de las personas diagnosticadas con diabetes tipo 1 a edades cada vez mayores.

La investigadora Sarah Richardson señala que esta investigación "podría tener un impacto significativo en las terapias emergentes actuales para la diabetes tipo 1".

"Estamos viendo muchas promesas en las inmunoterapias que pueden retrasar la progresión de la enfermedad, pero así hasta ahora eso no se ha traducido en nuevos tratamientos efectivos -apunta-. Podría ser que debamos centrarnos en el uso de diferentes terapias en cada grupo de edad, para que estas sean efectivas".

Por su parte, Elizabeth Robertson, directora de Investigación de Diabetes UK, financiadora del estudio, asegura que "la era de poder detener el ataque inmune detrás de la diabetes tipo 1 está al alcance, pero para hacer que los nuevos tratamientos sean lo más efectivos posible, necesitamos realmente enfrentarnos con el complejidad de la condición Las noticias de hoy nos acercan un paso más a lograrlo".

A su juicio, "ser capaz de hacer la distinción entre diferentes subtipos de diabetes tipo 1 es un nuevo desarrollo emocionante y estamos orgullosos de haber apoyado esta investigación histórica. Ahora debemos asegurarnos de que este descubrimiento se utilice para ayudar a diseñar ensayos y adaptar futuros tratamientos, para que podamos acercarnos a detener y prevenir la diabetes tipo 1".

Igualmente, Karen Addington, directora ejecutiva del Reino Unido de la organización benéfica de diabetes tipo 1 JDRF, que proporcionó fondos para el estudio, destaca que "para prevenir, tratar y curar la diabetes tipo 1 necesitamos entender cómo esta condición compleja y desafiante difiere en la infancia, la adolescencia y la edad adulta. Estos emocionantes resultados del estudio proporcionan una nueva perspectiva sobre la diabetes tipo 1 en diferentes grupos de edad".