La diabetes materna influye en el desarrollo del corazón del feto (Birth Defects Res)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La cardiopatía congénita es el defecto congénito más común. E incluso con avances notables en la atención, sigue siendo la principal causa de muerte no infecciosa en neonatos.

La cardiopatía es el resultado de una complicada interacción entre factores genéticos y ambientales que actúan sobre el feto. Mientras que los factores genéticos se han definido cada vez más, los ambientales son un área importante de investigación. Uno de esos factores ambientales es la hiperglucemia materna. En una revisión exhaustiva publicada recientemente en Birth Defects Research, Vidu Garg y Madhumita Basu ofrecen una visión actual sobre el impacto de la diabetes materna y las posibles influencias genético-ambientales en ese contexto sobre el desarrollo del corazón fetal. 

"Muchos estudios epidemiológicos han demostrado una fuerte correlación entre la diabetes materna y un mayor riesgo de cardiopatía congénita en los bebés nacidos de madres afectadas", dice Garg, director del Centro de Investigación Cardiovascular del Instituto de Investigación del Hospital Infantil Nationwide (Estados Unidos). "Y muchos factores, incluyendo el tipo de diabetes, otras influencias ambientales y potencialmente ciertas predisposiciones genéticas pueden influir en qué subtipos de cardiopatía congénita es probable que se desarrollen".

Por ejemplo, la diabetes tipo 1 y tipo 2 están relacionadas con subtipos específicos de cardiopatía congénita. Los niños nacidos de madres con diabetes tipo 1 tenían una mayor asociación con malformaciones conotrales y defectos del tabique auriculoventricular. Los nacidos de madres con diabetes tipo 2 tenían el mayor riesgo de heterotaxia y malformaciones obstructivas del tracto de salida del ventrículo izquierdo. Ambos tipos de diabetes materna también aumentaron el riesgo de otros tipos de cardiopatía coronaria en los lactantes, incluidas las malformaciones obstructivas del tracto de salida del ventrículo derecho y las comunicaciones interauriculares y ventriculares, aunque a niveles más bajos.

La edad gestacional en la que el feto está expuesto a la diabetes materna también es importante. La diabetes materna antes de la concepción y durante el primer trimestre está asociada con la embriopatía diabética en el feto, que afecta al corazón, los grandes vasos y el tubo neural. Cuando la diabetes materna se desarrolla en la segunda mitad del embarazo, se asocia con macrosomía fetal, cardiomiopatía, aumento de la incidencia de complicaciones perinatales y mortalidad.

La diabetes es una enfermedad compleja, con una homeostasis anormal de múltiples componentes en el metabolismo que finalmente conducen al síndrome metabólico general. A pesar de esta complejidad, se ha determinado que la hiperglucemia es el teratógeno primario en todas las formas de diabetes. Sin embargo, aún no se sabe con exactitud cómo causa la hiperglucemia materna defectos de nacimiento en los niños.

"Los mecanismos moleculares subyacentes por los cuales las alteraciones en los niveles de glucosa materna actúan para causar los defectos cardíacos congénitos están siendo activamente investigados en nuestro laboratorio y en otros", dice Basu. "Sospechamos que esta interacción genético-ambiental está relacionada con la desregulación de procesos epigenéticos específicos en el corazón fetal."

"En última instancia, nuestra esperanza es traducir estos hallazgos al examinar a las madres con factores de riesgo ambientales y a sus hijos en busca de variantes genéticas en los genes reguladores del corazón", dice Basu. "Predecimos que estas variantes genéticas servirán como factores de riesgo para el desarrollo de cardiopatía congénita en poblaciones de alto riesgo, como las que tienen diabetes materna".