La diabetes gestacional se reduce con una dieta a base de vegetales antes del embarazo


  • Bhavana Choudhari
  • Noticias Médicas de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Becky McCall

29 de junio de 2020

Las dietas a base de vegetales saludables antes del embarazo ayudan a reducir el riesgo de diabetes gestacional, indican datos de un amplio estudio prospectivo de cohortes.

"Con base en estos resultados podemos decir que una dieta a base de vegetales antes del embarazo, en particular una que también limite alimentos vegetales no saludables, como granos refinados, papas y alimentos y bebidas azucarados, puede asociarse a menos riesgo de diabetes gestacional", comentó a Medscape Noticias Médicas el Dr. Frank Qian de la Harvard T.H. Chan School of Public Health en Boston, Estados Unidos.

El Dr. Qian y sus colaboradores observaron una reducción de 19% del riesgo de diabetes gestacional en quienes antes del embarazo habían seguido una dieta a base de vegetales en general más enriquecida, después del ajuste con respecto a edad, paridad, raza, antecedente familiar de diabetes, tabaquismo, actividad física, alcohol, energía total, ingesta de margarina, e índice de masa corporal.

El Dr. Qian expuso los hallazgos durante las presentaciones virtuales del Congreso Anual de la American DiabetesAssociation (ADA) 2020.[1]

Añadió que "otro beneficio de las dietas a base de vegetales es menos consumo de algunos alimentos derivados de animales, en particular carnes rojas y procesadas, que al parecer son muy adversas en lo que respecta a incrementar el riesgo de diabetes gestacional".

El estudio tuvo como propósito aprovechar el conocimiento existente de que las dietas a base de vegetales se asocian a disminución del riesgo de diabetes de tipo 2 y enfermedad cardiovascular, y para ver si esto aplicaba a la diabetes gestacional.

La Dra. Jacinda Nicklas, de la University of Colorado, en Boulder, Estados Unidos, quien también presentó un trabajo durante la misma sesión, reconoció la importancia de este campo de investigación, pero también la dificultad de encontrar formas de prevenir la diabetes gestacional.

"Este estudio puede estimular cierto interés en evaluar el efecto de una dieta sana a base de vegetales para las mujeres con alto riesgo, pues sabemos que esta clase de dietas mejoran la salud en general", señaló, añadiendo que esto demostró una asociación importante pero no una relación causal.

"No sabemos si las dietas a base de vegetales realmente disminuyen el riesgo. Podría ser que las mujeres que tienden a consumir dietas a base de vegetales saludables también tiendan a ser más sanas en otros aspectos", observó.

Identificación de factores de riesgo modificables para prevenir diabetes gestacional

La diabetes gestacional ocurre en 7,6% de todos los embarazos en Estados Unidos y se vincula con desenlaces perinatales adversos y aumento del riesgo cardiometabólico a largo plazo. También se asocia a obesidad a largo plazo, y otros trastornos metabólicos en el niño.

"Es decisivo identificar nuevos factores de riesgo que podamos modificar para prevenir la diabetes gestacional", agregó el Dr. Qian.

Las guías alimentarias para estadounidenses (2015-2020) recomiendan una dieta vegetariana sana como un medio de disminuir el riesgo de diabetes de tipo 2 y enfermedad cardiovascular.

"Las vitaminas, nutrientes y polifenoles que se encuentran en los alimentos a base de vegetales podrían ayudar a mantener el peso, mejorar el control de la glucemia, mejorar la tensión arterial y la inflamación, etc., y, por tanto, reducen el riesgo de diabetes de tipo 2 y enfermedad cardiovascular", observó el Dr. Qian.

Pero todavía se desconoce si los efectos beneficiosos de las dietas a base de vegetales se ampliarían a la diabetes gestacional.

El Dr. Qian hizo hincapié en que las dietas en el estudio no eran vegetarianas o veganas en sí, pues "incluso participantes que se apegaban más a una dieta basada en vegetales seguían consumiendo varias raciones de alimentos derivados de animales al día".

Para el estudio se obtuvieron datos del ensayo prospectivo en curso Nurses' Health Study II, que comprende aproximadamente 117.000 mujeres de 25 a 44 años.

Llenaron un cuestionario bienal sobre hábitos de modo de vida y desenlaces de enfermedad. La información de las dietas se obtuvo de cuestionarios de frecuencia de alimento administrados cada 4 años.

La ingesta alimentaria se clasificó y calificó de acuerdo a tres clasificaciones: dieta índice basada en vegetales saludables (por ejemplo, granos integrales, frutas, verduras); dietas basadas en vegetales no saludables (por ejemplo, jugo de fruta y granos refinados), y alimentos de origen animal (como lácteos, huevos y carne).

Se asignaban o sustraían puntos dependiendo del consumo de los diferentes tipos de alimento para obtener una puntuación global en el índice de dieta basada en vegetales.

Luego se dividió a los participantes en cinco quintiles de acuerdo con su ingesta según el índice de dieta basada en vegetales, lo que demostró una diferencia de 17 puntos entre el quintil cinco, la ingesta más sana, y el quintil uno (la puntuación de índice de dieta basada en vegetales media fue 63 en el quintil cinco frente a 46 en el quintil uno).

La actividad física registrada fluctuó desde cerca de 20 a 29 horas de equivalentes metabólicos/semana, y la ingesta calórica desde aproximadamente 1.500 hasta 2.100 calorías/día entre los quintiles uno y cinco; otros factores fueron más o menos similares.

El criterio principal de valoración fue la presentación de diabetes gestacional por primera vez.

La dieta a base de vegetales saludables reduce la diabetes, pero los no saludables la incrementaron

Se documentó un total de 846 nuevos casos de diabetes gestacional entre 20.707 embarazos únicos elegibles de casi 15.000 mujeres entre 1991 y 2001.

El análisis demostró una fuerte relación inversa entre la dieta a base de vegetales y la diabetes gestacional con una reducción de 30% en el riesgo del quintil más alto frente al más bajo (cociente de riesgos: 0,70; p = 0,0004), después del ajuste con respecto a edad, paridad, raza, antecedente familiar de diabetes, tabaquismo, actividad física, alcohol, energía total, e ingesta de margarina.

"Después del ajuste con respecto al índice de masa corporal previo al embarazo, esto se atenuó a 0,81 (p = 0,03)", informó el Dr. Qian, señalando que la relación fue mediada sustancialmente por el índice de masa corporal antes del embarazo.

Los investigadores también identificaron una disminución de 13% del riesgo de diabetes gestacional por cada incremento de 10 puntos en el índice de dieta basada en vegetales para individuos con mayor cumplimiento de la dieta basada en vegetales.

Sin embargo, es interesante que no se observaran asociaciones significativas en el caso del índice de dieta basada en vegetales no saludables.

"Hubo un incremento del riesgo según lo habíamos postulado", destacó el Dr. Qian.

Añadió que este fue un estudio observacional y a los autores les gustaría investigar una relación causal.

Y no recolectaron datos sobre dieta durante el embarazo, así que sería importante examinar la influencia de esto en la diabetes gestacional.

"También es importante analizar cómo estas dietas a base de vegetales pueden influir en la salud de la descendencia, así como los efectos adversos, por ejemplo, la falta de determinados nutrientes, en la madre y la descendencia. Las dietas basadas en productos animales pueden ofrecer nutrientes no presentes en las dietas basadas en vegetales", indicó el Dr. Qian.

Añadiendo otro comentario, la Dra. Nicklas señaló que se efectuó control con respecto al peso corporal y la actividad física, pero puntualizó que dado que en el Nurses Health Study II solo se envían encuestas cada dos años, los autores podrían no haber tenido información actualizada sobre el peso y la actividad física en el periodo inmediatamente precedente al embarazo o durante el mismo.

"Asimismo, los cuestionarios sobre frecuencia de alimentos se envían cada 4 años, y puede no captarse la dieta inmediatamente antes del embarazo o durante el mismo, y quizá existan otros factores no medidos que contribuyan a la menor tasa de diabetes gestacional, pero que no se incluyeron en el análisis".

Para más contenido siga a Medscape en FacebookTwitterInstagram y YouTube.