La depresión, el cannabis y el abuso del alcohol aumentan el riesgo de recaída en ex fumadores (Am J Prev Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La depresión, el consumo de cannabis y el abuso de alcohol aumentan el riesgo de recaída entre los ex fumadores, lo que podría amenazar el progreso en la reducción de la prevalencia del consumo de tabaco, según un estudio de la Columbia Mailman School of Public Health (Estados Unidos).

El estudio, publicado en el American Journal of Preventive Medicine, investigó la prevalencia de estos factores entre exfumadores de 18 años de edad y mayores entre 2005 y 2016. Los datos se obtuvieron de la Encuesta Nacional sobre Uso de Drogas y Salud, un estudio transversal anual representativo a nivel nacional. Más de 67.000 personas, de 18 años o más, participaron en el trabajo.

Durante el periodo del estudio, la incidencia de depresión mayor aumentó de 4,88 a 6,04%, el uso de cannabis durante el año anterior aumentó de 5,35 a 10,09%, y el consumo excesivo de alcohol durante el mes anterior se incrementó de 17,22 a 22,33% entre los ex fumadores.

Los resultados muestran que el perfil de los ex fumadores ha cambiado durante el periodo de estudio. Un porcentaje creciente de la población estadounidense que alguna vez fue fumadora ya no fuma (50% en 2016, en comparación con 44,4% en 2002). Los ex fumadores son ligeramente más propensos a ser hombres que mujeres, casados y de origen étnico blanco no hispano.

En 2016, en comparación con 2002, los ex fumadores tenían más probabilidades de tener más de 65 años, no estar casados, tener alguna educación universitaria e ingresos superiores a 75.000 dólares al año (67.000 euros). Más de la mitad de ellos también habían dejado de fumar durante tres años o más. Los factores que pueden haber afectado los resultados son el aumento de la legalización, la disminución de la percepción del riesgo asociado con el consumo y la reducción del estigma del cannabis, que a veces puede ser utilizado por los fumadores que intentan dejar el tabaco. Sin embargo, los investigadores puntualizan que cuando los ex fumadores consumen su cannabis, aumentan su probabilidad de volver al tabaco.