La depresión de los padres tras el nacimiento de un hijo se asocia a depresión de sus hijas en la adolescencia (JAMA Psychiatry)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una nueva investigación revela que la depresión tras el nacimiento de un hijo que pueden experimentar tanto los padres como las madres está asociada a problemas emocionales en sus hijas adolescentes. La investigación, basada en una muestra de más de 3.000 familias en Bristol (Reino Unido), también identificó un vínculo entre la depresión posnatal y la depresión en sus hijas cuando alcanzaron la edad adulta.

Casi uno de cada 20 nuevos progenitores sufrió depresión en las semanas posteriores al nacimiento de su hijo, según un estudio publicado en JAMA Psychiatry por Paul Ramchandani, profesor de la Universidad de Cambridge. Los autores detectaron que las niñas cuyos padres habían experimentado depresión después de su nacimiento tenían mayor riesgo de padecer la enfermedad. El aumento "pequeño pero significativo" de riesgo se aplicaba solo a las hijas; los hijos no se vieron afectados.

Los científicos concluyen que una de las razones de este efecto de transmisión podría ser que la depresión posnacimiento en los padres a veces está vinculada con aumento en el nivel de depresión materna. Esto podría significar que la vida familiar está más alterada para todas las personas con niveles más altos de estrés. También puede ser que tener uno o ambos padres con depresión afecte a la forma en que los padres interactúan con sus hijos.

No está claro por qué las niñas pueden verse más afectadas a esta edad. El equipo de investigación sugiere que puede haber enlaces a aspectos específicos de las relaciones padre-hija a medida que las niñas pasan por la adolescencia. Los hallazgos son importantes porque tienen implicaciones para los servicios perinatales, que tradicionalmente han considerado que la depresión postnatal es un problema potencial solo para las madres, según los autores del estudio. Destacan la importancia de reconocer y tratar la depresión en los padres durante el periodo postnatal y piden a los profesionales de la salud que consideren a ambos padres cuando uno de ellos informa de sufrir depresión.

Ramchandani afirma que "la investigación de este estudio de familias en Bristol ya ha demostrado que los padres pueden experimentar depresión en el periodo postnatal y las madres. Lo nuevo de este documento es que pudimos hacer un seguimiento de los jóvenes desde el nacimiento hasta la edad de 18 años, cuando se les preguntó acerca de su propia experiencia con la depresión. Los jóvenes cuyos padres habían estado deprimidos cuando nacieron presentaban un mayor riesgo de depresión a la edad de 18 años".

"También pudimos ver algunas de las formas en las que la depresión en los padres podría haber afectado a los niños. Parece que la depresión en los padres está relacionada con un mayor nivel de estrés en toda la familia, y que esta podría ser una forma en la que la descendencia puede verse afectada. Aunque muchos niños no se verán afectados por la depresión de los padres de esta manera, los hallazgos de este estudio resaltan la importancia de brindar ayuda apropiada a los padres, así como a las madres, que pueden experimentar depresión", señala.