La comida basura podría ser responsable del aumento de las alergias alimentarias infantiles


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una nueva investigación, presentada en la 52ª Reunión Anual de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas, apunta a que los altos niveles de productos de glicación avanzada (PGA), que se encuentran en abundancia en la comida basura, están asociados a la alergia a los alimentos en los niños.

Investigadores de la Universidad de Nápoles Federico II (Italia) estudiaron tres grupos de niños de entre 6 y 12 años de edad (61 niños en total): unos con alergias alimentarias, otros con alergias respiratorias y un tercero sin alergias. El estudio reveló una correlación significativa entre los niveles subcutáneos de PGA y el consumo de comida basura. Los niños con alergias alimentarias presentaron niveles más altos de niveles subcutáneos de PGA que aquellos niños con alergias respiratorias o los que no presentaban ningún tipo de alergia.

Además, el equipo de investigación encontró una evidencia convincente relacionada con el mecanismo de acción provocado por los PGA para determinar la alergia a los alimentos.

Los PGA son proteínas o lípidos que se convierten en glicos después de la exposición a los azúcares y están presentes en niveles altos en los alimentos basura, derivados de los azúcares, alimentos procesados, alimentos cocinados en el microondas y las carnes asadas o a la barbacoa. Se sabe que los PGA desempeñan un papel en el desarrollo y la progresión de diferentes enfermedades de base oxidativa, como la diabetes, la aterosclerosis y los trastornos neurológicos, pero esta es la primera vez que se encuentra una asociación entre los PGA y la alergia alimentaria.

Si bien no se cuenta con estadísticas sólidas sobre la prevalencia global de alergias a los alimentos, existe una creciente evidencia de que la incidencia está aumentando, especialmente entre los niños pequeños, y la prevalencia es llega hasta el 10% en algunos países. Igualmente, durante las últimas décadas ha habido un aumento drástico en el consumo de alimentos altamente procesados (que contienen niveles altos de PGA), y se ha informado de que los alimentos altamente procesados representan hasta el 50% del total de la ingesta diaria de energía en los países europeos.

El investigador principal, Roberto Berni Canani, explica que "hasta el momento, las hipótesis y los modelos existentes de alergia a los alimentos no explican adecuadamente el aumento drástico observado en los últimos años, por lo que los PGA dietéticos pueden ser el eslabón perdido. Nuestro estudio -añade- ciertamente apoya esta hipótesis, ahora necesitamos más investigación para confirmarlo. Si se confirma este vínculo, se fortalecerá el caso para que los gobiernos nacionales mejoren las intervenciones de salud pública para restringir el consumo de comida basura en los niños".