La colaboración Cochrane publica una revisión sobre la vacunación profiláctica contra los virus del papiloma humano (VPH) para la prevención del cáncer de cuello de útero y sus precursores


  • Eliana Mesa
  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

“Take away”

  • Hay evidencia con alto nivel de certeza de que las vacunas contra el HPV protegen contra las lesiones premalignas de cuello uterino en las niñas adolescentes y las mujeres que se vacunan entre los 15 y 26 años de edad.
  • También el nivel de certeza es alto en cuanto a que el riesgo de eventos adversos graves es similar en las vacunas contra el HPV y las vacunas control (placebo o vacuna contra una infección diferente del VPH).
  • Si bien se necesita un seguimiento a más largo plazo para evaluar la repercusión sobre el cáncer de cuello uterino y mayor información sobre el efecto en muertes, mortinatos y recién nacidos con malformaciones.

La revisión efectuada ha querido responder a dos preguntas principales: si la vacunación contra el VPH previene la aparición del cáncer o las lesiones premalignas de cuello uterino  y cuáles son los efectos perjudiciales de la misma. Se utilizó la metodología Cochrane y GRADE para valorar la certeza de la evidencia sobre la protección contra las lesiones premalignas de cuello uterino (neoplasia intraepitelial cervical [NIC] y adenocarcinoma in situ [AIS]), y sobre los efectos perjudiciales. Se han incluido 26 ensayos controlados aleatorizados con 73.428 niñas, adolescentes y mujeres en los que se comparaba la eficacia y la seguridad de vacunas contra el VPH frente a placebo (coadyuvantes de vacuna u otra vacuna control). Todos los ensayos evaluaron la seguridad de la vacuna durante un período de 0,5 a siete años; y diez de ellos, con un seguimiento de 3,5 a ocho años, abordaron la protección contra las lesiones malignas.

En esta revisión se concluye que hay evidencia (con alto nivel de certeza) de que las vacunas contra el VPH protegen contra las lesiones premalignas de cuello uterino en las niñas adolescentes y las mujeres que se vacunan entre los 15 y 26 años de edad. Si bien la protección es menor cuando una parte de la población ya está infectada por el VHP.

También con un nivel de certeza alta se concluye que el riesgo de eventos adversos graves es similar en las vacunas contra el VPH y las vacunas control (placebo o vacuna contra una infección diferente del VPH).

Finalmente, la revisión concluye que se necesita un seguimiento a más largo plazo para evaluar la repercusión sobre el cáncer de cuello uterino. Que las vacunas no aumentan el riesgo de eventos adversos graves, abortos espontáneos ni terminación del embarazo. Y que aún hay datos limitados a partir de los ensayos del efecto de las vacunas sobre las muertes, los mortinatos y los recién nacidos con malformaciones.