La cirugía bariátrica se asocia a menor incidencia de eventos cardiovasculares (Eur Heart J)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio a nivel nacional de casi 7.500 personas obesas o severamente obesas muestra que la cirugía bariátrica está relacionada con una incidencia significativamente menor de infartos de miocardio e ictus.

El estudio, que se publica en el European Heart Journal, ha encontrado que hubo 60% menos eventos cardiovasculares fatales y no fatales entre 3.701 hombres y mujeres que recibieron cirugía bariátrica en comparación con el mismo número de pacientes quienes no lo hicieron, durante un promedio de 11 años después de la cirugía.

Además, los pacientes que se sometieron a cirugía bariátrica perdieron significativamente más peso (un promedio de más de 10 kg más), y la diabetes tipo 2 tuvo más probabilidades de mejorar hasta el punto que los pacientes ya no necesitaban medicamentos para mantener los niveles normales de glucosa en la sangre.

Investigadores del Imperial College London (Reino Unido) analizaron datos de de Clinical Practice Research Datalink (CPRD), base datos que contiene información sobre más de 11 millones de pacientes de 674 cirugías de práctica general en el Reino Unido, que datan de 1987 hasta el presente.

Extrajeron datos de 3.701 pacientes que tenían un índice de masa corporal (IMC) de 35 o más, que no habían sufrido un infarto o ictus cuando comenzó el estudio y que se habían sometido a cirugía bariátrica. También estudiaron un grupo de control de 3.701 pacientes que coincidían con el primer grupo en edad, IMC y género pero que no se habían sometido a cirugía bariátrica.

Ajustaron los factores que podrían afectar los resultados, como los altos niveles de colesterol en la sangre, el tabaquismo, el consumo de alcohol y cocaína, el ejercicio y el uso de medicamentos, como las estatinas, los betabloqueantes y la terapia de reemplazo hormonal.

Durante el seguimiento, se registraron 37 infartos de miocardio e ictus fatales o no mortales en el grupo de cirugía bariátrica y 93 en el grupo no intervenido.

Maddalena Ardissino, primera autora del artículo, destaca que los resultados del estudio "indicaron que las tasas de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares fueron significativamente más bajas en aquellos que se sometieron a cirugía bariátrica; específicamente, se observó una disminución tasas de infartos de miocardio".

"Esto significa que la cirugía bariátrica se asoció a una reducción del 1,5% en el riesgo absoluto de infartos e ictus; 62 pacientes necesitarían someterse a una cirugía bariátrica para prevenir un infarto o un ictus -prosigue-. Como se trataba de un grupo joven de pacientes, en quienes esperaríamos ver menos eventos de este tipo que en pacientes mayores, la reducción del riesgo absoluto tiene importantes implicaciones clínicas".

"Las tasas de ictus isquémico agudo fueron similares en los dos grupos, aunque se registraron muy pocos eventos", añade.

Hubo una reducción del 60% en los nuevos diagnósticos de insuficiencia cardíaca durante el seguimiento, 22 en el grupo de cirugía bariátrica y 46 en el grupo de control, y la muerte por cualquier causa fue 80% menor entre los pacientes que se sometieron a cirugía bariátrica en comparación con los que lo hicieron no: 45 frente a 182 muertes respectivamente.