La cáscara del cacao podría ayudar a revertir la resistencia a la insulina causada por la obesidad (Mol Nutr Food Res)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un nuevo estudio realizado en la Universidad de Illinois (Estados Unidos), en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid, muestra que tres de los compuestos fenólicos de las cáscaras de cacao tienen efectos sobre la grasa y las células inmunitarias de ratones, lo que podría revertir la inflamación crónica y la resistencia a la insulina asociada con la obesidad.

En su trabajo, publicado en Molecular Nutrition & Food Research, los investigadores españoles Miguel Rebollo-Hernanz y Elvira González de Mejía han demostrado que las cáscaras de cacao, subproducto que se genera cuando los granos se tuestan durante la producción de chocolate, contienen altos niveles de tres sustancias químicas bioactivas beneficiosas que también se encuentran en el café o el té verde: el ácido protocatéquico, la epicatequina y la procianidina B2.

Rebollo-Hernanz creó un extracto a base de agua que contiene estos compuestos y probó sus efectos sobre las células grasas blancas llamadas adipocitos y las células inmunitarias llamadas macrófagos. Utilizando técnicas de modelado por ordenador y bioinformática, también examinó el impacto que cada uno de los fenólicos individualmente tuvo en las células.

"El objetivo era probar si los compuestos bioactivos de las cáscaras de cacao eran eficaces contra los macrófagos para eliminar o reducir los biomarcadores de la inflamación. Queríamos ver si los fenoles en el extracto bloqueaban o reducían el daño a las mitocondrias de las células grasas y prevenían la resistencia a la insulina", explica González de Mejía.

Similar a las baterías dentro de las células que queman grasa y glucosa para generar energía, las mitocondrias pueden dañarse cuando se producen altos niveles de grasa, glucosa e inflamación en el cuerpo. Cuando los científicos trataron los adipocitos con el extracto acuoso o los tres compuestos fenólicos individualmente, se repararon las mitocondrias dañadas en las células y se acumuló menos grasa en los adipocitos, bloqueando la inflamación y restaurando la sensibilidad a la insulina de las células.

Cuando los adipocitos acumulan demasiada grasa, favorecen el crecimiento de los macrófagos. Esto inicia un ciclo tóxico en el que los adipocitos y los macrófagos interactúan, emitiendo toxinas que inflaman el tejido graso. Con el tiempo, esta inflamación crónica deteriora la capacidad de las células para absorber la glucosa, lo que provoca resistencia a la insulina y posiblemente diabetes tipo 2 a medida que aumentan los niveles de glucosa en la sangre.