La Asociación Española de Pediatría solicita que se amplíe en el calendario la vacunación frente a los meningococos y rotavirus, y el papilomavirus para varones


  • Eliana Mesa
  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Puntos clave

  • Las principales modificaciones propuestas por el Comité Asesor de Vacunas de la AEP afectan principalmente a las vacunas antimeningocócicas.
  • El aumento de las infecciones meningocócicas por los serogrupos W e Y en España justifica la recomendación de proteger a los 12 meses de edad y a los adolescentes mediante la vacuna tetravalente MenACWY.
  • También se recuerda la importancia de vacunar frente al meningococo B y rotavirus a los lactantes y a los varones adolescentes frente al papilomavirus (VPH).

En los últimos años se ha producido un aumento de la incidencia de enfermedad meningocócica invasora (EMI) por meningococo W en Europa, y en algunos países por meningococo Y. Esto ha llevado a la inclusión de la vacuna tetravalente MenACWY en los calendarios de varios países europeos. En España el aumento progresivo de EMI por serogrupos W e Y ha empezado a detectarse desde 2015. Por ello, desde comienzos de este año la comunidad de Castilla y León ha introducido la vacuna MenACWY a los 12 meses y a los 12 años de edad en el calendario infantil financiado.

La vacuna MenACWY está disponible en farmacias desde 2017, si bien salvo alguna excepción, no está incluida entre las vacunas sistemáticas financiadas. Este año se recomienda su administración a los 12 meses y 12-14 años de edad, en sustitución de la vacuna conjugada monovalente frente al meningococo C, recomendándose un rescate progresivo hasta los 19 años de edad. El uso de esta vacuna está también recomendado en mayores de 6 semanas  de edad con factores de riesgo o que viajen a países de elevada incidencia de estos serogrupos.

Por otra parte, la carga  de la enfermedad relacionada con el VPH en varones se conoce cada vez mejor, considerándose como el principal transmisor a las mujeres. Por ello el CAV de la AEP reconoce que hay suficientes razones por las que los adolescentes varones deberían inmunizarse frente a este virus. Entre ellas el impacto potencial en la prevención de las verrugas genitales y el cáncer asociado a VPH en esta población.