La apnea del sueño se relaciona con el edema macular diabético resistente al tratamiento


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una nueva investigación ha demostrado que la apnea severa del sueño es un factor de riesgo para desarrollar edema macular diabético, una complicación de la diabetes que puede causar pérdida de visión o ceguera que, a su vez, también es más difícil de tratar en pacientes con apnea severa del sueño.

Si bien investigaciones previas han mostrado una conexión débil entre las dos enfermedades, está aumentando la evidencia de que la apnea del sueño exacerba la enfermedad ocular subyacente, según un estudio presentado en la 123ª Reunión Anual de la Academia Americana de Oftalmología, celebrada en San Francisco (Estados Unidos).

Cuando las personas con diabetes tienen un control deficiente de sus niveles de glucemia, los pequeños vasos sanguíneos de la parte posterior del ojo pueden dañarse, conduciendo a la retinopatía diabética.

A veces, pequeñas protuberancias sobresalen de los vasos sanguíneos, filtrando líquido y sangre hacia la retina. Este líquido puede causar edema en un área de la retina que nos permite ver con claridad.

En la apnea del sueño la caída de oxígeno parece desencadenar una serie de cambios en el cuerpo que pueden desempeñar un papel en la lesión de los vasos sanguíneos. Las personas con apnea del sueño corren el riesgo de desarrollar hipertensión, infarto de miocardio, ictus y diabetes tipo 2.

Ahora los investigadores creen que la apnea del sueño puede contribuir al desarrollo y empeoramiento de la retinopatía diabética al aumentar la resistencia a la insulina, elevar la inflamación y subir la presión arterial, todo lo cual puede dañar los vasos sanguíneos en la parte posterior del ojo.

Para obtener más información, el investigador principal, Juifan Chiang y colegas analizaron los datos de todos los pacientes diagnosticados con retinopatía diabética durante un período de 8 años en el Hospital Chang Gung Memorial de Taiwán.

Descubrieron que la tasa de apnea grave del sueño era significativamente mayor en pacientes con edema macular diabético en comparación con aquellos sin edema (80,6% frente a 45,5%). También descubrieron que cuanto más grave era la apnea del sueño, peor era el edema macular.

La apnea severa del sueño también fue más frecuente en pacientes que necesitaban más tratamiento para controlar su edema macular. Estos pacientes requirieron tres o más tratamientos de terapia médica o láser.

"En base a estos resultados, esperamos que más profesionales médicos aborden la apnea del sueño como un factor de riesgo para el edema macular diabético -señala Chiang-. Esto podría permitir una intervención médica más temprana para que los pacientes puedan mantener una mayor visión y preservar su salud general tanto como sea posible".