La ansiedad y la depresión pueden aumentar el riesgo de infarto de miocardio en mayores de 45 años (Circ Outcomes)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los adultos de 45 años o más que experimentan problemas psicológicos como la depresión y la ansiedad pueden tener un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, según una nueva investigación publicada en Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes.

En un estudio de 221.677 participantes australianos, los investigadores encontraron que, entre las mujeres, los problemas psicológicos altos/muy altos se asocian a un aumento del 44% en el riesgo de ictus. En hombres de 45 a 79 años, se corresponde con un incremento del 30% en el riesgo de infarto de miocardio. Esta relación se dio incluso después de tener en cuenta las conductas relacionadas con el estilo de vida (tabaquismo, consumo de alcohol, hábitos alimenticios) y el historial médico.

"Si bien estos factores podrían explicar algunos de los mayores riesgos observados, no parecen dar respuesta a todas las preguntas, lo que indica que es probable que otros mecanismos sean importantes", señala Caroline Jackson, de la Universidad de Edimburgo (Escocia), autora principal del estudio.

Los investigadores clasificaron los problemas psicológicos de los participantes usando una escala estándar de 1 a 10 en las que se autoevaluaban.

De los participantes, 102.039 hombres (edad promedio 62 años) y 119.638 mujeres (edad promedio 60), el 16% informaron tener problemas psicológicos moderados y 7,3% tenían altos/muy altos. Durante el seguimiento de más de cuatro años se produjeron 4.573 infartos y 2.421 ictus. El riesgo absoluto de infarto de miocardio e ictus aumentó con cada nivel en la escala.

Los hallazgos se suman a la evidencia existente de que puede haber una asociación entre los problemas psicológicos y un mayor riesgo de cardio y cerebrovascular, pero "también respaldan la necesidad de estudios futuros centrados en los mecanismos subyacentes que las conectan", apuntan los investigadores.