La angiografía coronaria por tomografía computarizada ayuda a reducir la mortalidad por infarto de miocardio (N Eng J Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) han realizado un estudio, que publican en The New England Journal of Medicine, donde se ha puesto de manifiesto que realizar una angiografía coronaria por tomografía computarizada (TC) ayuda a reducir muertes por infarto de miocardio.

"Este examen cardíaco relativamente simple asegura que los pacientes reciban el tratamiento adecuado. Esta es la primera vez que se ha demostrado que el manejo guiado por TC mejora al paciente resultados con una reducción importante en el riesgo futuro de infarto de miocardio. Esto tiene implicaciones importantes para la forma en que ahora investigamos y tratamos a los pacientes con sospecha de enfermedad cardíaca", ha declarado David Newby, del Centro BHF de Ciencias Cardiovasculares de la Universidad de Edimburgo.

El estudio SCOT-HEART siguió a más de 4.000 pacientes que fueron remitidos a una clínica hospitalaria con síntomas de angina. A la mitad de los pacientes se les realizó una angiografía por TC, además de las pruebas de diagnóstico estándar. Así, tras recibir el examen, el número de pacientes que sufrieron un infarto de miocardio en los siguientes cinco años disminuyó en un 40%.

El número de pacientes sometidos a otros procedimientos aumentó en el primer año, pero consiguió estabilizarse tras cinco años. Esto sugiere que incluir las exploraciones en la atención de rutina no conduciría a un aumento en las pruebas costosas o la cirugía cardíaca adicional, señalan los investigadores.

A los pacientes que corren el riesgo de sufrir un infarto de miocardio con frecuencia se les pide un angiograma, prueba invasiva para controlar el flujo de sangre e identificar cualquier obstrucción que pueda presentar riesgo de infarto.

La angiografía por TC permite a los médicos observar los vasos sanguíneos sin necesidad de insertar tubos en el corazón. Por lo tanto, la angiografía es más barata, más rápida y más segura que el angiograma, concluyen.