La AEPap ve como un problema aumentar a los 18 años la edad pediátrica


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Ante la inminente reunión de los Grupos de Trabajo para la Mejora de la Atención Primaria, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap)  recuerda al Ministerio de Sanidad que la situación actual de la especialidad en España refleja un ‘semáforo’ en el que ya existen seis comunidades autónomas con una media de más de 1.000 menores asignados por cada pediatra, “una situación que consideramos intolerable”.

Es por ello que piden que en esta reunión se valoren medidas de refuerzo a la especialidad para una mejor atención a los menores en los centros de salud. Además, han realizado su propia valoración sobre algunas de las medidas que están sobre la mesa. En primer lugar, la propuesta de aumentar a los 18 años la edad pediátrica “haría que el déficit actual de pediatras, que es de un 25,1 por ciento pasara a ser del 41,6”.  Más concretamente, Concha Sánchez Pina, presidenta de la AEPap, insistía en que “en este momento los pediatras tenemos de media 1.000 niños asignados. Si pasáramos a atenderles hasta los 18 años, este número de tarjetas asignadas ascendería a en 1.300 pacientes por pediatra, por lo que para mantener un cupo de 1.000 niños y poder ofrecer una atención adecuada necesitaríamos 1.880 pediatras más en España, una cifra que en este momento es imposible alcanzar”.

Otra de las medidas sobre las que la AEPap ha mostrado su rechazo es la de prolongar la especialidad un año más. A este respecto, Pedro Gorrotxategi, coordinador del Grupo Laboral de la AEPap, manifestaba que “nos dejaría un año sin que terminara su formación ningún residente de Pediatría, lo que afectaría tanto a la Atención Primaria como a la Atención Pediátrica en los hospitales. Asimismo, al año siguiente, los hospitales tratarían de atraer a la mayoría de los residentes que terminaran con lo que la Pediatría de AP quedaría doblemente dañada”.

Tras estas críticas, la AEPap valora, por su parte, algunas medidas que realmente favorecerían a todos los profesionales de Atención Primaria. Entre las más destacadas, además de la adecuación del cupo pediátrico y mejora de las condiciones de trabajo, destacan el aumento de las plazas de formación MIR, el aumento de la rotación de los residentes de Pediatría por Atención Primaria y el mantenimiento de las oposiciones diferenciadas de Pediatría de AP y hospitalaria (FEA pediatría).