La administración de probióticos a lactantes ingresados en UCI neonatales reduce los casos de infecciones intestinales graves (Arch Dis Childhood)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La administración de probióticos a los bebés ingresados en las unidades de cuidados intensivos neonatales reduce los casos de infecciones intestinales graves, según ha puesto de manifiesto una investigación llevada a cabo por científicos del Norfolk and Norwich University Hospital (Reino Unido), tras analizar durante 10 años a unos 1.000 recién nacidos prematuros en estas unidades.

En enero de 2013, el centro hospitalario se convirtió en uno de los primeros hospitales en el Reino Unido en introducir dosis diarias de probióticos para niños ingresados en las UCI neonatales, respaldando la creciente evidencia de que añadir bacterias probióticas, como Lactobacillus y Bifidobacterium, a la leche reducía el número de casos de enterocolitis necrotizante, enfermedad intestinal potencialmente mortal que afecta principalmente a niños muy prematuros.

En este sentido, el trabajo realizado, que ha sido publicado en Archives of Disease in Childhood, ha puesto de manifiesto que desde la introducción de probióticos de rutina en la unidad neonatal el número de casos de enterocolitis necrotizante en niños muy prematuros se ha reducido del 7,5% al 3,%, y del 22,6% al 11,5% los casos las sepsis.

"La mayoría las UCI neonatales en el Reino Unido todavía no administran probióticos de manera rutinaria, por lo que esperamos que esta investigación aliente a más hospitales a comenzar a administrar probióticos tempranos para proteger a los niños", concluyen los autores.