La administración de cladribina durante 20 días permite controlar la esclerosis múltiple durante cuatro años


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La administración de cladribina en comprimidos, tratamiento de Merck con el nombre comercial de Mavenclad, durante 20 días permite controlar a los pacientes con esclerosis múltiple y los brotes durante cuatro años, según ha informado la jefa de Sección de Neurología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, Celia Oreja Guevara.

La pauta de administración de esta terapia, disponible ya en España y financiada por el Sistema Nacional de Salud (SNS), se basa en 10 días el primer año y otros 10 el segundo año, ofreciendo una protección de la enfermedad durante cuatro años, si bien en los estudios clínicos se ha visto que hay pacientes que logran tener este efecto durante más tiempo.

Además, tal y como ha informado al directora médica de Merck, Isabel Sánchez Magro, se ha comprobado que, tras dos años de tratamiento, el 80% de los pacientes está libre de brotes y en el 90% la discapacidad no evoluciona.

"Los efectos secundarios son pocos, tratables, manejables y reversibles, por lo que es una terapia que mejora la calidad de vida de los pacientes ya que, al mismo tiempo, su forma de administración favorece la adherencia", ha apostillado la doctora Oreja Guevara, para comentar que otro de los beneficios que aporta es que los pacientes sólo deben acudir al hospital tres veces al año para someterse un análisis de sangre y monitorizar así el curso de la enfermedad.

Al ser una enfermedad crónica, degenerativa y discapacitante, la esclerosis múltiple afecta seriamente a la calidad de vida de los pacientes. Un problema que se acentúa en el momento del diagnóstico ya que el 50% de los pacientes presenta depresión y entre el 20 y el 35% ansiedad.

"Cuando se diagnostica hay un proceso de duelo, porque esta enfermedad supone una pérdida de una parte de la salud y, al ser degenerativa, provoca que constantemente el paciente deba ir adaptando su forma de vida, lo que favorece la aparición de trastornos psicológicos que, a su vez, influyen en la administración de los tratamientos, el curso de la enfermedad y la calidad de vida", ha detallado la psicóloga de la Asociación AEFEM Henares, Cristina Soria Poveda.

Otros de los problemas que presenta esta enfermedad es que afecta tres veces más a las mujeres que a los hombres y suele debutar cuando el paciente tiene unos 35 años, momento más álgido de la vida laboral y social de una persona y, en el caso de las mujeres, de planteamiento de la maternidad.

"Son frecuentes las preocupaciones sobre la gestión de la enfermedad durante la maternidad, por lo que es necesario que el paciente acuda al neurólogo para que le ayude a planificarlo", ha aseverado la doctora Soria Poveda, para destacar también la importancia de la ayuda psicológica porque ayuda a convivir mejor con la esclerosis múltiple.

Precisamente en estos casos, las expertas han destacado la utilidad de cladribina, ya que permite planificar el embarazo durante el periodo libre de tratamiento, es decir, una vez que han pasado seis meses desde el último día de tratamiento del segundo año.

"Estamos ante un medicamento que cambiará el abordaje de la enfermedad. Además, desde Merck seguimos apostando por conocer más sobre el fármaco por lo que nuestros programas clínicos continúan en marcha", ha informado Sánchez Magro.

En este punto, Oreja Guevara ha comentado que en España se va a realizar un estudio para conocer cuándo empieza a tener un efecto el cerebro y en el nervio óptico, con el fin de poder personalizar más el tratamiento y conocer qué pacientes se pueden beneficiar más de él.