La acumulación de linfocitos B provoca daño al sistema nervioso en la esclerosis múltiple (Nat Immunol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de la Universidad Técnica de Munich (Alemania) ha demostrado que los linfocitos B, pese a que son importantes para ayudar al sistema inmunitario a combatir los patógenos, pueden dañar el sistema nervioso en la esclerosis múltiple.

La lucha contra las enfermedades y los agentes patógenos requiere la activación o desactivación de una gran cantidad de diferentes tipos de células en el sistema inmunitario en el lugar correcto y en el momento adecuado. Los investigadores detallan que, en los últimos años, ciertas células inmunitarias, las células supresoras derivadas de mieloides (MDSC), han estado recibiendo una atención creciente en este contexto. Funcionan como un importante mecanismo de control en el sistema inmunitario y se aseguran de que las reacciones inmunes no sean demasiado potentes.

En el caso de la esclerosis múltiple, estos controles parecen fallar en parte. Junto con su equipo, Thomas Korn, ha logrado demostrarlo en un estudio publicado en Nature Immunology. Durante la esclerosis múltiple, el cuerpo ataca su propio tejido nervioso, lo que provoca daños e inflamaciones. Esto, a su vez, puede conducir a la parálisis, así como a trastornos de la visión y el movimiento.

"Estábamos interesados principalmente en el efecto de control de los MDSC en los linfocitos B. Su función en la aparición de la esclerosis múltiple aún no está clara. Pero parecen desempeñar un papel importante, algo que queríamos analizar más detenidamente", apunta Korn sobre el objetivo del estudio.

Utilizaron un modelo de ratón en el que la enfermedad inflamatoria se puede desencadenar y se desarrolla de la misma manera que en el cuerpo humano. El equipo extrajo los MDSC del tejido meníngeo y luego observó un aumento en la acumulación de linfocitos B. Al mismo tiempo, se produjeron inflamaciones y daños, desencadenados por el elevado número de linfocitos B en el tejido nervioso. Este fenómeno no ocurrió cuando estaban presentes suficientes MDSC controlando el número de linfocitos B.

En el futuro, los autores quieren explicar cómo los linfocitos B destruyen el sistema nervioso. Según el investigador, hay dos posibilidades: en las meninges, los linfocitos B emiten sustancias que atraen a las células inmunitariasque destruyen incorrectamente los tejidos del cuerpo; o, por otra parte, los linfocitos B activan las células inmunitarias en la sangre y los sistemas linfáticos que luego pasan a las meninges, donde causan daño.