La actividad física puede proteger frente a nuevos episodios de depresión (Depr Anxiety)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un aumento de los niveles de actividad física puede reducir significativamente el riesgo de nuevos episodios de depresión, incluso en personas que genéticamente predispuestas, según un nuevo estudio de investigadores del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos).

En un artículo publicado en Depression and Anxiety, el equipo informa de que las personas que realizaban al menos varias horas de ejercicio cada semana tenían menos probabilidades de ser diagnosticadas de un nuevo episodio depresivo, incluso ante un alto riesgo genético para el trastorno.

Basándose en datos de registros de salud genómicos y electrónicos de casi 8.000 participantes en el Biobanco de Partners Healthcare, el nuevo estudio es el primero en mostrar cómo la actividad física puede influir en la depresión a pesar del riesgo genético.

Los investigadores siguieron a los pacientes que completaron una encuesta sobre sus hábitos de estilo de vida (incluida la actividad física) cuando se inscribieron en el Biobanco. Luego extrajeron millones de datos de registros de salud electrónicos en los próximos dos años e identificaron personas que recibieron diagnósticos relacionados con la depresión.

También calcularon las puntuaciones de riesgo genético para cada participante, combinando información en todo el genoma en una solo puntuación que refleja el riesgo heredado de depresión de una persona.

Lo que encontraron fue que las personas con mayor riesgo genético tenían más probabilidades de ser diagnosticadas de depresión en los próximos dos años. Sin embargo, las personas que eran más activas físicamente al inicio del estudio tuvieron menos probabilidades de desarrollar depresión.

Además, los niveles más altos de actividad física protegieron a las personas incluso con las puntuaciones de riesgo genético más altos para la depresión.

"Nuestros hallazgos sugieren que, cuando se trata de depresión, los genes no son determinantes y que estar físicamente activo tiene el potencial de neutralizar el riesgo adicional de episodios futuros en individuos que son genéticamente vulnerables", explica Karmel Choi, autor principal del estudio-. De media, aproximadamente 35 minutos adicionales de actividad física cada día pueden ayudar a las personas a reducir su riesgo y proteger frente a futuros episodios de depresión".