Inyecciones de VEGF-C 152S pueden reducir la aterosclerosis en ratones


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Inyecciones de una proteína de los vasos linfáticos puede reducir la ateroesclerosis en ratones, según una investigación preliminar liderada desde el Instituto del Corazón de Montreal (Canadá) y que ha sido presentada en las Sesiones Científicas de Descubrimiento Vascular 2019 de la Asociación Americana del Corazón (AHA), celebradas en Boston.

Los investigadores se propusieron determinar cómo la exposición temprana a la proteína afectaría a la acumulación de placa que puede provocar una enfermedad cardiaca y si la proteína podría reducir, o incluso evitar, bloqueos. De esta forma, encontraron que los ratones que recibieron inyecciones de esta proteína, llamada VEGF-C 152S, experimentaron una reducción de alrededor del 30% en la placa de ateroma en las arterias, en comparación con los ratones que no recibieron la proteína.

Concretamente, ratones jóvenes modificados genéticamente para carecer de receptores de LDL recibieron 3 tres veces por semana durante 4 semanas mientras seguían una dieta regular. Posteriormente, las inyecciones se suspendieron mientras alimentaban con una dieta alta en grasas durante 8 semanas para inducir ateroesclerosis antes de reanudar una dieta regular durante otras 4 semanas.

De esta forma, los investigadores observaron que las inyecciones de VEGF-C 152S lograron reducir la acumulación de placa a pesar de 8 semanas con una dieta alta en grasas. Además, la placa en los ratones tratados era más estable, un beneficio que podría reducir potencialmente los ictus debido a la ruptura de la placa.

"Nuestros hallazgos muestran que la ateroesclerosis se puede frenar, quizás incluso prevenir, si nos dirigimos al sistema linfático desde el principio. El movimiento de la linfa a través del cuerpo afecta a la eliminación del colesterol y a los componentes inflamatorios que se atascan en la pared de la arteria, por lo que el sistema linfático se está convirtiendo en un posible contribuyente para comprender la salud del corazón y el desarrollo de la enfermedad cardiovascular", concluyeron los autores.