Inyecciones de toxina botulínica alivian el dolor pélvico provocado por la endometriosis (Reg Anesth Pain Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos e Ictus (Estados Unidos) ha identificado un tratamiento eficaz para el espasmo muscular del piso pélvico provocado por la endometriosis, consistente en inyecciones de toxina botulínica.

En el estudio, publicado en Regional Anesthesia & Pain Medicine, 13 mujeres con endometriosis eligieron recibir inyecciones abiertas de toxina botulínica en áreas que sufrían espasmos musculares y luego se les realizó un seguimiento durante al menos 4 meses. A los 2 meses de recibir las inyecciones, el dolor disminuyó en todas las participantes, con 11 de las 13 que informaron de que su dolor era leve o que había desaparecido. Las participantes experimentaron una disminución del espasmo muscular y obtuvieron un alivio del dolor.

"Las inyecciones de toxina botulínica fueron increíblemente efectivas para disminuir los niveles de dolor, así como el uso de medicamentos para el dolor en los pacientes, incluidos los opioides", explica Pamela Stratton, directora principal del estudio.

Las toxinas botulínicas actúan bloqueando las señales nerviosas para que los músculos se contraigan y se han utilizado para tratar las migrañas y ciertos trastornos del movimiento. Aunque ya se habían utilizado para tratar el dolor pélvico, nunca habían sido aplicadas en pacientes que sufren endometriosis.

"Este estudio comenzará a proporcionar rigor para ayudar a garantizar protocolos y tratamientos estandarizados para el dolor pélvico", aseguran los investigadores.