Investigadores de Estados Unidos han desarrollado una prueba genética rápida para detectar resistencia a los antimicrobianos

  • Nelson MM, et al.
  • BMC Infectious Diseases
  • 12 feb. 2019

  • de Priscilla Lynch
  • Medical News
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de Estados Unidos han desarrollado una nueva prueba genética rápida de alta sensibilidad para determinar si las bacterias tienen un gen de resistencia a dos antibióticos comunes utilizados para tratar la faringitis estreptocócica y otras enfermedades respiratorias.

Los investigadores crearon y validaron un nuevo ensayo de polimerasa y recombinasa (RPA, Recombinase Polymerase Assay) para la detección del gen de salida de macrólidos A (mef[A]), una bomba de salida que hace que las bacterias anfitrionas sean resistentes a antibióticos macrólidos de 14 y 15 átomos de carbono (como la eritromicina A y la azitromicina).

En un estudio publicado en BMC Infectious Diseases, los científicos muestran que el ensayo, que detecta mef(A) a partir de lisados brutos sin purificación de ácidos nucleicos, tiene la misma exactitud que los métodos basados en cultivo, pero proporciona resultados en un plazo de diez minutos, a diferencia del plazo actual habitual de horas o días.

«Hemos simplificado el proceso de detección de resistencia a los antimicrobianos de manera que los médicos puedan determinar si un paciente presentará o no resistencia a un fármaco que se le recete mientras el paciente sigue en la sala de espera. Creemos que es un punto de inflexión en el tratamiento de enfermedades comunes», afirmó John R. Bracht, coautor del estudio.

Los resultados abren la puerta a la aplicación de pruebas diagnósticas genómicas rápidas en el ámbito clínico, además de proporcionar a los investigadores una herramienta rentable y rápida para hacer un seguimiento de la resistencia a los antibióticos en cepas patógenas y comensales, concluye el estudio.