Insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada: recientes conceptos en diagnóstico, mecanismos y manejo

  • Dr. Miguel Turégano Yedro

  • Maria Baena
  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Este artículo es resultado de la colaboración editorial entre la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y Univadis. Aquí puedes acceder a todos los contenidos de la Alianza Editorial.

Se estima que aproximadamente la mitad de los pacientes con patologías cardiacas tienen insuficiencia cardiaca , y más concretamente insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada. Sin embargo, este tipo de insuficiencia cardiaca continúa siendo un desafío diagnóstico y terapéutico, ya que en muchas ocasiones resulta complicado diferenciarla de otras causas de disnea.[1] En la actualidad, la insuficiencia cardiaca se divide en cuatro principales grupos terapéuticos dependiendo de la fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FEVI), pese a que la evidencia reciente sugiere un cambio hacia mecanismos subyacentes, fenotipos y respuesta a las terapias.[2] (Tabla 1).

Tabla_1


Tabla 1. Tipos de insuficiencia cardiaca según la FEVI. Adaptado de: Heidenreich PA, et al. Circulation. 2022;145(18): e895-e1032.

Aunque la evidencia actual sugiere que la cuádruple terapia en la insuficiencia cardiaca tiene mejores resultados en pacientes con fracción de eyección reducida , los inhibidores del cotransportador sodio-glucosa tipo 2 (iSGLT2), los antagonistas del receptor de mineralocorticoides (ARM) y los inhibidores de la neprilisina y del receptor de angiotensina (ARNI) vienen demostrando cada vez mayor evidencia ante FEVI más elevadas, especialmente en la reducción de hospitalización por insuficiencia cardiaca.[3] (Figura 1). 

Figura_1-1


Figura 1. Beneficios de la terapia médica combinada en la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección levemente reducida y conservada. Modificado de:  Vaduganathan M, et al. Circulation. 2022;145(23):1741-1743.

Hace unos años se consideraba que la FEVI era un importante predictor del resultado cardiovascular en los pacientes con insuficiencia cardiaca, y que los pacientes con una FEVI < 45 % tenían un riesgo mayor de mortalidad cardiovascular y mortalidad por todas las causas en comparación con aquellos con FEVI > 45 %.[4] Sin embargo, en la actualidad el concepto de insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada ha variado y se considera que la FEVI está preservada con el valor es superior al 50 %.[2,5La insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada se define actualmente como la IC con FEVI ≥ 50 %, con ausencia de FEVI reducida previa, que presenta síntomas o signos y en la que se evidencia alteración cardiaca estructural y/o funcional (definida como disfunción diastólica, elevación en la presión de llenado del ventrículo izquierdo, o mediante la elevación de péptidos natriuréticos).[2] Aunque la clasificación de la insuficiencia cardiaca según la FEVI es un parámetro muy a tener en cuenta a nivel terapéutico, existe una tendencia paulatina a considerar otros factores, como los fenotipos de insuficiencia cardiaca que se superponen en todo el espectro de la FEVI y en los que deben considerarse variables como la genética, el género, las comorbilidades, el estilo de vida, la tensión longitudinal o la FEVI (Figura 2).[3] Por ello, la definición de insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada irá evolucionando a medida que surja información sobre los fenotipos.

Figura_2-1

Figura 2. Concepto emergente de la insuficiencia cardiaca. Modificado de: Vaduganathan M, et al. Circulation. 2022;145(23):1741-1743.

Este concepto de insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada es un tema en auge y merece mayor investigación por varios motivos:

  1. Se ha demostrado que los pacientes con insuficiencia cardiaca con FEVI ligeramente reducida parecen tener una fisiopatología y tratamiento similar a los pacientes con fracción de eyección reducida y no tanto a los pacientes con fracción de eyección preservada.[3] Por este motivo, varios estudios han incluido puntos de corte de la FEVI entre 40-45 % para obtener mejores resultados.[6
  2. Es posible que los péptidos natriuréticos no siempre guíen en el diagnóstico, ya que tienden a presentar mayores valores en los pacientes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida y dependen de comorbilidades que pueden disminuir sus niveles, como la obesidad.[7]
  3. Los criterios de la insuficiencia cardiaca se basan de mediciones en reposo, por lo que existirán pacientes infradiagnosticados que no tengan síntomas o signos y que precisen de pruebas más invasivas o específicas para determinar la FEVI.

Por todo lo anteriormente mencionado, la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada resulta de la interacción compleja entre factores de riesgo, comorbilidades y patología cardíaca que impactan en la estructura del ventrículo, en la hemodinámica y en la función de los órganos sistémicos.[3] (Figura 3) Todos estos aspectos deben tenerse en cuenta para la determinación de fenotipos.

Figura_3-1

Figura 3. Características de la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada y sus fenotipos. Modificado de: Vaduganathan M, et al. Circulation. 2022;145(23):1741-1743.

Además de las patologías cardíacas implicadas (como la miocardiopatía hipertrófica), existen otras comorbilidades en otros órganos que pueden condicionar la aparición de insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada.[2,8] Una de ellas es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que puede generar hipertensión pulmonar y desembocar en la insuficiencia cardiaca. La anemia también es una comorbilidad frecuente, al aumentar la intolerancia al ejercicio y provocar aumento de mortalidad. La enfermedad renal crónica está presente en el 50 % de los pacientes y también conlleva por un aumento del riesgo; y la obesidad también contribuye a su desarrollo debido a esa relación entre la adiposidad epicárdica y visceral, la disminución de la capacidad cardiopulmonar y el desarrollo de la insuficiencia cardiaca.[9]

La identificación de fenotipos puede permitir el reconocimiento de subgrupos específicos más susceptibles a determinadas terapias.[10] Los pacientes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada suelen ser más frecuentemente mujeres, asocian en muchas ocasiones hipertensión y fibrilación auricular como comorbilidades, suelen tener menos antecedentes de cardiopatía isquémica que los pacientes con fracción de eyección reducida y tienen niveles de péptidos natriuréticos más disminuidos.[1,7] Estos aspectos han de ser considerados a la hora de iniciar un tratamiento u otro. Dada la complejidad fisiopatológica de la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada y su interacción con otras patologías, el tratamiento debe orientarse en función de los factores de riesgo y de las comorbilidades existentes. 

Hasta hace unos meses, el tratamiento se orientaba en base a las comorbilidades y síntomas existentes, de forma que los diuréticos se recomendaban ante casos de congestión o para el alivio de síntomas por sobrecarga de volumen, los bloqueadores del sistema renina-angiotensina ante casos de hipertrofia del ventrículo izquierdo y los betabloqueantes cardioselectivos en caso de existencia de cardiopatía isquémica o fibrilación auricular. Aunque algunos estudios realizados con ARM (espironolactona) o con ARNI (sacubitrilo-valsartán) habían demostrado reducir el riesgo de hospitalización por insuficiencia cardiaca[11,12], no habían logrado reducir significativamente la mortalidad cardiovascular. El estudio EMPEROR-Preserved[13], que incluyó a 5.988 pacientes con insuficiencia cardiaca con FEVI > 40 % y clase funcional II-IV para recibir tratamiento con empagliflozina o placebo, mostró que empagliflozina disminuía significativamente el objetivo compuesto de mortalidad cardiovascular u hospitalización por insuficiencia cardiaca, relacionándose principalmente con un menor riesgo de hospitalización e independientemente de la presencia o ausencia de diabetes. Estos beneficios de los iSGLT2 en la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservadahan sido posteriormente corroborados en el estudio DELIVER[14], donde dapagliflozina también redujo significativamente el objetivo compuesto y mostró resultados similares independientemente de la FEVI. Por ello, los beneficios de los iSGLT2 pueden extenderse a todo el espectro de la FEVI en los pacientes con insuficiencia cardiaca, independiente de la presencia o no de diabetes.[13,14

Pese a que, como se ha comentado previamente, la insuficiencia cardiaca continúa siendo un desafío diagnóstico y terapéutico, los programas clínicos y los equipos multidisciplinares pueden mejorar exponencialmente el pronóstico de los pacientes. Una atención multidisciplinar centrada en el abordaje de las patologías cardiacas y de las comorbilidades no cardiacas más comunes puede mejorar los resultados y disminuir en gran medida las visitas a urgencias, especialmente en el género femenino.[15] Por ello, con un adecuado diagnóstico y seguimiento, unido a una optimización terapéutica de los pacientes y a un abordaje de las comorbilidades más prevalentes se pueden lograr importantes mejoras en los pacientes con insuficiencia cardiaca, con beneficios en la calidad de vida, reducción de hospitalizaciones y disminución de la morbimortalidad existente.  

Miguel Turégano Yedro. Doctor en Medicina. Médico de Familia. CS Aldea Moret, Cáceres. Miembros de los Grupos de Trabajo de Hipertensión Arterial, Enfermedad Cardiovascular; Hematología y Diabetes de SEMERGEN.