¿Influyen la ansiedad y el estrés al inicio del embarazo en la progresión del trabajo de parto?

  • Slade P et al. | Acta Obstet Gynecol Scand | 5 feb 2021

  • Maria Baena
  • Resúmenes de artículos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Sarfaroj Khan | UK Clinical Digest | 17 de febrero de 2021

Conclusión práctica

  • La mayor ansiedad y el estrés específicos del embarazo no se asociaron directamente con una primera etapa más prolongada del trabajo de parto.
  • Sin embargo, el estrés específico del embarazo se asoció con el uso de epidural, que a su vez se asoció significativamente con un mayor riesgo de intensificación y una primera etapa del trabajo de parto más prolongada.

Relevancia

  • Los hallazgos sugieren que el estrés específico del embarazo, en lugar de la ansiedad general, debe ser el foco de cualquier examen psicológico durante el embarazo.

Diseño del estudio

  • Estudio de 1.145 mujeres embarazadas primíparas (edad, ≥18 años) utilizando datos del Estudio de Salud y Desarrollo Infantil de Wirral.
  • La ansiedad prenatal y el estrés específico del embarazo se evaluaron a las 20 semanas de gestación utilizando el Cuestionario de Ansiedad Estado-Rasgo y la puntuación en la Escala de Estrés en el Embarazo, respectivamente.
  • Financiación: Consejo de Investigación Médica del Reino Unido.

Resultados fundamentales

  • La ansiedad (alta frente a baja; diferencia de medias [DM], 13,94 minutos; IC del 95%, −26,60 a 54,49) y el estrés específico del embarazo (alto frente a bajo; DM, 12,05 minutos; IC del 95%, −19,52 a 43,63) no se asociaron directamente con la duración de la primera etapa del trabajo de parto.
  • La ansiedad (alta frente a baja, 39% frente a 31%; p=0,042) y el estrés específico del embarazo (alto frente a bajo, 38% frente a 29%; p <0,001) se asociaron con el uso de epidural, que a su vez estaba relacionado con un trabajo de parto más prolongado (DM, 158,79 minutos; IC del 95%, 125,89-191,68; p<0,001).
  • La ansiedad (OR, 1,53; IC del 95%, 1,07-2,19) y el estrés específico del embarazo (OR, 1,36; IC del 95%, 1,02-1,81) se asociaron con un mayor riesgo de intensificación, pero estas asociaciones no fueron significativas tras contabilizar la epidural, que a su vez se asoció con la intensificación.
  • El estrés específico del embarazo, pero no la ansiedad general, se relacionó particularmente con un trabajo de parto más prolongado (b=0,022; p=0,015) y el aumento (b=0,137; p=0,015) por vía indirecta a través de la epidural.

Limitaciones

  • Los hallazgos se relacionan sólo con la primera etapa del trabajo de parto y no con la duración total del parto.