Infección por el VHC en pacientes con ERC


  • Editorial
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

A pesar de un descenso constante, la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) sigue presentando una prevalencia unas cuatro veces mayor en los pacientes con enfermedad renal crónica (ERC), especialmente en los pacientes en tratamiento con diálisis y en aquellos que han recibido una trasplante de riñón (TR), que en la población general (1). La infección por el VHC puede causar disfunción renal (mediante vasculitis crioglobulinémica e indirectamente mediante inflamación crónica que induce lesión vascular y diabetes) (2), pero también puede ser consecuencia de la ERC (transmisión intrahospitalaria en el marco de la diálisis o del trasplante). Estas interacciones recíprocas influyen en el pronóstico de los pacientes con ERC con una morbilidad (cardiovascular, progresión más rápida de la diabetes y de la insuficiencia renal) y una mortalidad mayores (3). Este es el motivo por el que debe evaluarse la función renal en los pacientes con infección por el VHC y por el que debe considerarse en todos los pacientes con ERC e infección por el VHC el tratamiento con antivirales de acción directa (AAD), dando prioridad a aquellos que padecen vasculitis crioglobulinémica sintomática, fibrosis hepática extensa o ERC en estadio 4-5. Las complicaciones hepáticas y extrahepáticas, incluido el riesgo de insuficiencia renal terminal, disminuyen por la respuesta virológica sostenida (RVS) asociada al tratamiento antiviral: la RVS reduce la mortalidad de los pacientes con ERC (4). Los nuevos fármacos orales pangenotípicos ofrecen a los pacientes con ERC avanzada y a aquellos que han recibido un trasplante de riñón la posibilidad de curación de la infección por el VHC en > 95 % de los casos, con una tolerancia razonable. Aunque es necesario realizar una reevaluación prospectiva de la seguridad renal a largo plazo de los AAD, la RVS parece mejorar la función renal en los pacientes con ERC en estadio 3. Las muy recientes recomendaciones de la KDIGO (5) indican cómo mejorar el cribado de la infección por el VHC, cómo reducir el riesgo de reinfección en la diálisis, cómo realizar el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes infectados por el VHC que padecen ERC y su momento en la historia de los pacientes. Si se debe considerar en un paciente el tratamiento con AAD, este puede retrasarse en los pacientes en diálisis hasta después del trasplante en aquellos casos en los que el tiempo de espera se reduzca claramente al aceptar un órgano VHC+. Actualmente la eliminación del VHC (6) parece estar al alcance en el campo de la nefrología (iniciativa EASL/ERA), pero la mejora del conocimiento por parte de los médicos y del acceso a la asistencia médica (tratamiento con AAD) de los pacientes debe acompañarse de un refuerzo de las medidas preventivas higiénicas para prevenir las reinfecciones en las unidades de hemodiálisis.