Implementar programas de cribado debe basarse en la evidencia y el impacto económico


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado el informe 'Programas de detección: una guía breve para aumentar la efectividad, maximizar los beneficios y minimizar el daño' en el que, entre otros asuntos, advierte que la decisión de implementar un programa de cribado debe basarse en la evidencia y el impacto económico.

Se trata de un consejo particularmente importante si se tiene en cuenta, tal y como ha detallado el organismo de Naciones Unidas, que la aparición de nuevas tecnologías, como los biomarcadores, y las nuevas técnicas de imágenes o tecnologías inteligentes pueden carecer de una sólida base científica.

Por ello, la OMS ha señalado que siempre que sea posible, las decisiones sobre los programas de cribado estén respaldadas por modelos en los que se estimen los costes económicos y los beneficios que pueden aportar a los ciudadanos.

Asimismo, una vez que se haya tomado la decisión de implementar un programa de detección, la OMS aconseja que el proceso incluya la identificación de la población más candidata a someterse a un cribado y se garantice que todos aquellos que requieren tratamiento lo reciban de la manera más efectiva.

"Si bien estos pasos pueden parecer simples, crear un programa de cribado integral, organizado, a nivel de población y de calidad garantizada es una tarea compleja que requiere muchos recursos y el desarrollo de capacidades tanto dentro como fuera del sistema de salud", ha señalado la OMS.

Al mismo tiempo, el organismo ha comentado que cualquier estrategia para la puesta en marcha de un programa de cribado debe tener en cuenta el papel que juegan los diferentes actores que impulsan la oferta y la demanda del mismo, incluidos los pacientes, políticos, profesionales sanitarios y la industria farmacéutica.

"La detección puede traer beneficios pero también daños; el hecho de que se pueda hacer no significa que deba hacerse, y los mismos recursos pueden utilizarse mejor de otras maneras. Identificar las barreras es fundamental para maximizar la efectividad de los programas y establecer medidas para superarlos", concluye la OMS.