Impacto de los efectos secundarios de la terapia hormonal en la calidad de vida de las pacientes supervivientes a un cáncer de mama

  • Equipo editorial Univadis
  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El cáncer de mama fue el tumor más frecuentemente diagnosticado en el mundo en el año 2020 según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). En España para 2022 se estiman 34.750 nuevos diagnósticos. La supervivencia neta de este tipo de neoplasia es del 86 %.

Los cánceres de mama con receptores hormonales positivos representan el 70 % del total, en estos casos uno de los tratamientos utilizados es la terapia hormonal adyuvante. Estos fármacos sin embargo, no están exentos de efectos secundarios (dolor articular, síntomas musculoesqueléticos, dificultad para la concentración, pérdida de memoria, sudores nocturnos, sofocos, astenia etc.). Estudios previos han observado que estos efectos pueden influir en la adherencia al tratamiento. Sin embargo, se ha estudiado poco el efecto que estos efectos secundarios pueden tener en la calidad de vida y bienestar de las supervivientes. 

Un nuevo estudio español, transversal con grupo de control, ha intentado explorar el impacto de la terapia hormonal en la calidad de vida de las pacientes así como sobre el bienestar subjetivo y la prevalencia de angustia teniendo en cuenta la fase de supervivencia.

La muestra la formaron 618 mujeres supervivientes de cáncer de mama (edad media 55,2 años). La estrategia de tratamiento más frecuentemente recibida fue la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia (61,0 %), y casi dos tercios (63,2 %) recibieron terapia hormonal. 

Para medir la calidad de vida se utilizó la versión española de la Escala de Calidad de Vida en Adultos Supervivientes de Cáncer (QLACS). El malestar emocional se midió a través del Inventario Breve de Síntomas (BSI-18) y el bienestar subjetivo a través de la Escala de Felicidad Subjetiva (SHS).

Al analizar los resultados los investigadores observaron que muchos de los cambios positivos observados durante las fases de supervivencia, como disminución de la sensación de angustia, mejora del bienestar subjetivo y calidad de vida, fueron experimentados exclusivamente por las supervivientes sin tratamiento hormonal. Además, parece que el tratamiento hormonal dificulta la recuperación física y emocional de las supervivientes. Es de esperar, señalan, que la mejora de la calidad de vida a lo largo de las distintas fases de supervivencia tenga un impacto significativo en la adherencia y el mantenimiento del tratamiento y, en consecuencia, en la probabilidad de supervivencia. 

Los autores concluyen señalando: “Los efectos secundarios de la terapia hormonal deben ser evaluados de forma rutinaria por los profesionales sanitarios para obtener un conocimiento preciso que permita mejorar la calidad de vida de las pacientes supervivientes de cáncer de mama”.