IDWeek 2018 — Bacteriuria asintomática: actualización de las directrices


  • Emily Willingham, PhD
  • Conference Reports
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Próximamente se publicarán directrices actualizadas para el tratamiento de la bacteriuria asintomática (BAS). 
  • Lindsay Nicolle, MD, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Manitoba en Winnipeg, Manitoba, Canadá, detalló algunos de los cambios con respecto a las directrices previas de la Infectious Disease Society of America. 

Por qué es importante

  • Esta actualización se centra en poblaciones, como la de los pacientes sometidos a trasplantes, que no se abordaron plenamente o se omitieron en las directrices de 2005.
  • Limitar el tratamiento innecesario puede ser parte de la gestión de los antibióticos.

Recomendaciones clave

  • La Dra. Nicolle explicó que un aspecto esencial con la base de evidencias para las directrices para la BAS es que muchos de los estudios que las respaldan, aunque son bastante sólidos, también son bastante antiguos.
  • La aplicación del desarrollo de directrices del proceso GRADE a estos estudios más antiguos presenta algunos obstáculos. 
  • Por este motivo, muchas recomendaciones se clasifican como «fuertes» aunque la evidencia esté clasificada como de calidad baja o muy baja.
  • Las directrices recomiendan no realizar el cribado ni el tratamiento de la BAS en las siguientes poblaciones (todas ellas recomendaciones fuertes):
    • Lactantes y niños (evidencia de calidad baja [LQ]).
    • Mujeres jóvenes sanas no embarazadas (evidencia de calidad moderada [MQ]).
    • Mujeres y hombres mayores con afectación funcional que residen en la comunidad o personas mayores que residen en centros de cuidados crónicos (evidencia LQ).
    • Pacientes con diabetes (evidencia MQ).
    • Pacientes que han recibido un trasplante de riñón al menos un mes antes (evidencia de calidad alta).
    • Pacientes que han recibido un trasplante de órganos sólidos (evidencia MQ).
    • Pacientes con afectación de la micción tras una lesión medular (evidencia LQ).
    • Pacientes con una sonda permanente a corto o largo plazo (evidencia LQ).
    • Con cirugía no urológica programada (evidencia LQ).
  • Sí recomiendan el cribado y el tratamiento en mujeres embarazadas (recomendación fuerte/evidencia MQ).
  • Evidencia insuficiente para los pacientes con neutropenia y para aquellos a los que se retira una sonda permanente.