Identificados nuevos subtipos de sepsis desconocidos hasta ahora (JAMA)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Del mismo modo que el cáncer, la sepsis no es simplemente una enfermedad, sino más bien muchas enfermedades que podrían beneficiarse de diferentes tratamientos. La razón es que existen diferentes subtipos, según los resultados de un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos), que analizó a más de 60.000 pacientes.

Estos hallazgos, publicados en JAMA, podrían explicar por qué varios ensayos clínicos de tratamientos para la sepsis, primera causa de muerte en pacientes hospitalizados, han fracasado.

Durante más de una década no ha habido grandes avances en el tratamiento de la sepsis. "Las mejoras más importantes incluyen la aplicación de protocolos de 'únicos para todos' para el tratamiento inmediato. Pero estos protocolos ignoran que los pacientes de sepsis no son todos iguales. Esperamos que, al ver la sepsis como varias condiciones distintas con características clínicas variables, podamos descubrir y probar terapias adaptadas con precisión al tipo de sepsis que tiene cada paciente", señala el autor principal, Christopher Seymour.

Los investigadores utilizaron algoritmos informáticos para analizar 29 variables clínicas encontradas en las historias clínicas electrónicas de más de 20.000 pacientes a los que se les reconoció sepsis en un plazo de 6 horas a partir de la llegada al hospital entre 2010 y 2012.

El algoritmo agrupó a los pacientes en cuatro tipos distintos de sepsis: alfa (el más común, pacientes con la menor cantidad de resultados anormales en las pruebas de laboratorio, menor disfunción de órganos y menor tasa de mortalidad intrahospitalaria); beta (pacientes mayores, con las enfermedades más crónicas y disfunción renal); gamma (frecuencia similar a la beta pero con elevada inflamación y principalmente disfunción pulmonar); y delta (menos común pero más mortal, a menudo con disfunción hepática y shock, y la tasa de mortalidad intrahospitalaria más alta).

Después, estudiaron los registros médicos electrónicos de otros 43.000 pacientes de sepsis entre 2013 y 2014. Los resultados se mantuvieron incluso cuando analizaron los datos clínicos y los biomarcadores de respuesta inmunitaria de casi 500 pacientes de neumonía inscritos en 28 hospitales.