Identificados dos biomarcadores de la fibrilación auricular (Eur Heart J)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) han encontrado dos biomarcadores que podrían utilizarse para identificar la fibrilación auricular en pacientes que presentan tres tipos de riesgos clínicos.

Tales riesgos están relacionados con la mayor edad, el sexo masculino y un elevado índice de masa corporal (IMC) son mayores de edad, hombres y tienen un alto índice de masa corporal. Estos pacientes podrían ser examinados para detectar la fibrilación auricular analizando su sangre para ver si tienen niveles elevados de dos biomarcadores: péptido natriurético cerebral (BNP) y factor de crecimiento de fibroblastos-23 (FGF-23).

El primer autor de esta investigación, publicada en el European Heart Journal, Winnie Chua, explica que “las personas con fibrilación auricular son mucho más propensas a desarrollar coágulos sanguíneos y a sufrir ictus. Para evitarlos es importante que tomen anticoagulantes. Sin embargo, la fibrilación auricular a menudo solo se diagnostica después de que el paciente haya experimentado un ictus. "Por lo tanto, es importante que los pacientes en riesgo sean examinados para que puedan comenzar a tomar anticoagulantes para prevenir complicaciones potencialmente mortales".

El primer coautor Yanish Purmah, "para examinar a los pacientes en busca de fibrilación auricular se utiliza generalmente un electrocardiograma (ECG), pero el cribado requeriría muchos recursos, por lo que es importante que se seleccionen los pacientes más adecuados para este tipo de cribado. Los biomarcadores que hemos identificado tienen el potencial de ser utilizados en un análisis de sangre en entornos comunitarios, para simplificar la selección de pacientes para el cribado de ECG".

Según la autora principal, Larissa Fabritz, “los resultados de la investigación fueron sorprendentes. Aunque el BNP ya es un biomarcador conocido y ampliamente utilizado en la práctica clínica, los resultados en torno a la eficacia del biomarcador FGF-23 fueron un hallazgo nuevo e inesperado. El FGF-23 solo se utiliza actualmente en un entorno basado en la investigación, pero hemos demostrado que su uso podría ser valioso en un entorno clínico".