Identificado un posible tratamiento para los trastornos vestibulares causantes de mareos (Cell Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) han encontrado una manera de regenerar las células pilosas en los oídos internos de los ratones, permitiendo que los animales recuperen la función vestibular. Es la primera vez que se observa esta recuperación en mamíferos adultos.

Si la investigación adicional demuestra que la técnica se puede aplicar a los humanos, sería un paso inicial hacia el tratamiento de trastornos vestibulares, como el mareo. Actualmente no existe un tratamiento efectivo para los trastornos de mareo y equilibrio causados por el daño o la pérdida de células vestibulares. La única terapia disponible es enseñar a los pacientes a lidiar con los síntomas a través de la fisioterapia.

"Esta condición incapacitante es muy común entre los ancianos y una de las principales causas de caídas", explica Alan Cheng, autor principal del artículo, que se publica en Cell Reports.

Las células ciliadas en el utrículo, una sección del oído interno, ayudan a mantener el equilibrio y la orientación espacial y regulan el movimiento del ojo. Algunos antibióticos pueden dañar estas células, si bien el daño también puede ocurrir por infecciones o trastornos genéticos o como resultado del envejecimiento.

En los mamíferos maduros, las células pilosas vestibulares se regeneran solas de forma mínima, pero las aves y los peces tienen la capacidad de regenerarlas completamente.

Los afectados pueden sentir como si estuvieran girando, perder el equilibrio fácilmente, sufrir náuseas y tener problemas para rastrear objetos con sus ojos. Los síntomas pueden evitar que los pacientes participen en actividades, incluido el ejercicio y la conducción, y pueden llevar al aislamiento social.

Para estudiar estos trastornos vestibulares, los investigadores alteraron las células ciliadas del oído interno de los ratones y midieron en qué medida se autorregeneraban. Descubrieron que aproximadamente un tercio de las células se regeneraban espontáneamente pero parecían inmaduras, y la función vestibular era inconsistente.

Luego, manipularon Atoh1, un factor de transcripción que regula la formación de células capilares, en los ratones. En los animales que sobreexpresan Atoh1, hasta el 70% de las células capilares se regeneran. Las células regeneradas parecían relativamente maduras, y aproximadamente el 70% de estos ratones recuperaron la función vestibular.

"Esto es muy emocionante. Es un primer paso importante para encontrar tratamiento para los trastornos vestibulares. No pudimos obtener suficiente regeneración para recuperar la función antes", dice Cheng.

Los investigadores planean ahora estudiar cómo otros métodos para mejorar la función de Atoh1 pueden afectar a la regeneración. Si bien el hallazgo es ya una evidencia, "ha abierto la puerta a muchas más posibilidades que podrían conducir al tratamiento en personas con trastornos vestibulares", explica Zahra Sayyid, también autora de la investigación.