Identificado un mecanismo por el que algunos tumores hepáticos son resistentes a la inmunoterapia (Cancer Discov)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Amaia Lujambio y Marina Ruiz de Galarreta, investigadoras del Hospital Mount Sinai de Nueva York (Estados Unidos), han identificado el primer mecanismo por el que algunos tumores hepáticos son resistentes a la inmunoterapia.

Este hallazgo, publicado en Cancer Discovery, presenta un modelo de ratón de cáncer hepático que permite estudiar cómo distintas alteraciones en las células tumorales afectan a la respuesta de la inmunoterapia, explica la Universidad de Navarra en un comunicado.

La novedad de este modelo radica en la utilización de ratones cuyos hígados se modifican genéticamente después del nacimiento usando la tecnología CRISPR-Cas9. "Con este sistema se pueden generar tumores de hígado que presentan las mismas alteraciones que los pacientes de carcinoma hepatocelular. Como los tumores de ratón son más simples que los tumores de pacientes, podemos extraer conclusiones que en tumores humanos sería más difícil, ya que hay muchos factores que pueden confundir", explica Ruiz de Galarreta, primera firmante del artículo.

La investigación liderada por las científicas navarras desvela por primera vez que la activación de un gen llamado CTNNB1 produce tumores que no responden a la inmunoterapia debido a un defecto en el reclutamiento de células dendríticas, las cuales son necesarias para desarrollar una respuesta inmune antitumoral.

"La activación de beta-catenina genera un microambiente tumoral que excluye o repele a las células inmunes. Por lo tanto, aunque quitemos la 'capa protectora' del tumor con inmunoterapia, eso no funciona ya que las células inmunes no pueden llegar al mismo. Y lo que es más importante, las células inmunes no han sido entrenadas para atacar al tumor", destaca Ruiz de Galarreta.

Este descubrimiento representa un avance importante en la lucha contra el cáncer y permitirá desarrollar nuevas terapias personalizadas dirigidas a atacar los tumores más resistentes.