Identificado un interruptor molecular que afecta a las respuestas inmunitarias frente a las infecciones virales (Cell Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Instituto Walter y Eliza Hall (Australia) han identificado un interruptor molecular que afecta las respuestas inmunitarias a las infecciones virales, además de concluir que el sistema inmunitario protege frente a diferentes virus a través de distintas vías, lo que puede conducir a mejores estrategias para desarrollar vacunas para infecciones virales que antes eran difíciles de prevenir.

Los científicos han identificado que la proteína T-bet, una proteína reguladora o factor de transcripción que orquesta una respuesta inflamatoria del sistema inmunitario, determina cómo este responde a las infecciones virales. La investigación ha sido publicada en Cell Reports.

La investigación mostró que T-bet permite a los linfocitos T distinguir entre diferentes infecciones virales, controlando si se producen o no anticuerpos protectores, un componente esencial de la inmunidad de larga duración a los virus. Se cree que este descubrimiento podría apuntalar el desarrollo de mejores vacunas para prevenir enfermedades virales.

"Las linfocitos T son críticos para coordinar respuestas inmunitarias específicas, reclutar otras células y dirigir cómo respondemos a diferentes microbios, como bacterias, hongos o virus", explica la autora Amania Sheikh.

"Sabíamos que la proteína T-bet era importante para la función de muchas células inmunitarias, y queríamos entender su papel en un subconjunto de linfocitos T que ayudan en la formación de anticuerpos protectores", añade.

Sheikh explica que el equipo descubrió que T-bet era un interruptor esencial que permitía a los linfocitos T estimular la producción de anticuerpos en respuesta a infecciones virales.

"El nivel de T-bet en los linfocitos T está influenciado por factores como la forma en que un virus ingresa al cuerpo y la cantidad de inflamación que desencadena en sus primeras etapas. Esto a su vez influye en la respuesta inmune al virus", matiza.

Los investigadores exploraron el papel de este elemento en el sistema inmunitario y observaron cómo este podía distinguir entre las diferentes infecciones virales y responder de distintas maneras. Para ello, compararon el papel del interruptor T-bet en las respuestas inmunes a dos virus, gripe y LCMV, un virus que puede causar meningitis.

"Se cree que estos virus activan células inmunes similares. Sin embargo, demostramos que cambios específicos entre las respuestas podrían conducir a cantidades muy diferentes de anticuerpos protectores". Así, demostraron que T-bet fue "fundamental para escalar la cantidad de producción de anticuerpos que se produjo en respuesta a una infección viral ", señala.