Identificadas cerca de 200 mutaciones genéticas del coronavirus SARS-CoV-2 (Infect Genet Evol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del University College London (Reino Unido) han identificado cerca de 200 mutaciones genéticas del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, lo que podría ayudar a mejorar el desarrollo de medicamentos y vacunas contra la COVID-19.

En el trabajo, en el que se han analizado a 7.500 personas infectadas, descubrieron que una gran proporción de la diversidad genética global del virus se encuentra en los países más afectados, lo que sugiere una ausencia de “paciente cero” en la mayoría de las regiones.

Asimismo, el estudio, publicado en Infection, Genetics and Evolution, muestra también que el virus surgió a finales del año 2019, antes de extenderse rápidamente por todo el mundo. "Todos los virus mutan de forma natural. Las mutaciones en sí mismas no son malas y no hay nada que sugiera que el nuevo coronavirus está mutando de una forma más rápida o lenta de los esperado, así como si se está volviendo más letal o contagioso", comentan los investigadores.

Los pequeños cambios genéticos identificados no se distribuyeron uniformemente a través del genoma del virus. Como algunas partes del genoma tenían muy pocas mutaciones, los investigadores creen que esas partes invariables del virus podrían ser mejores dianas para el desarrollo de medicamentos y vacunas.

"Un desafío importante para vencer a los virus es que una vacuna o un medicamento podrían no ser efectivos si el virus ha mutado. Si enfocamos nuestros esfuerzos en partes del virus que tienen menos probabilidades de mutar, tenemos una mayor probabilidad de desarrollar medicamentos que será efectivo a largo plazo", apuntan los autores.

Los resultados se suman a una creciente evidencia de que es muy poco probable que el virus causante de COVID-19 haya estado en circulación humana mucho tiempo antes de que se detectara por primera vez. El equipo ha desarrollado una nueva aplicación interactiva de código abierto online para que los investigadores de todo el mundo también puedan revisar los genomas del virus y aplicar enfoques similares para comprender mejor su evolución.