Identificadas 52 alteraciones genéticas relacionadas con la artrosis (Nat Genet)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Científicos del Instituto Wellcome Sanger (Reino Unido), GSK y sus colaboradores, han descubierto, tras analizar los genomas de más de 77.000 personas con artrosis, 52 nuevos cambios genéticos relacionados con la enfermedad, lo que duplica el número de regiones genéticas asociadas a la condición de discapacidad.

Asimismo, en el trabajo, publicado en Nature Genetics, además de analizar los factores hereditarios que sustentan la susceptibilidad a la enfermedad, los científicos también observaron cómo los genes se unen para formar vías que sustentan la biología de la enfermedad.

"Esto nos ayuda a identificar los puntos clave hacia los que podríamos dirigir el desarrollo de nuevos tratamientos. Aquí mostramos datos para respaldar la reutilización de los tratamientos existentes, algunos medicamentos que ya están en desarrollo y también nuevas vías para la exploración de medicamentos", comentan los autores.

El único tratamiento que hay actualmente para la artrosis sintomática persistente es el reemplazo articular, si bien el nuevo estudio puede servir para desarrollar otros abordajes que permitan mejorar la vida de los pacientes.

"La artrosis es una enfermedad muy común y discapacitante que no tiene cura. Hemos realizado el estudio más grande de artrosis hasta la fecha y hemos encontrado más de 50 cambios genéticos nuevos que aumentan el riesgo de desarrollar artrosis. Este es un gran paso adelante en el desarrollo de tratamientos para ayudar a los millones de personas que padecen la enfermedad", han insistido.

De hecho, en el trabajo diez de los genes se destacaron como dianas para medicamentos existentes, que están en desarrollo clínico o aprobados para su uso contra la artrosis y otras enfermedades. Estos incluyen los medicamentos Invossa, que están registrados para la artrosis de rodilla, y LCL-161, un fármaco en desarrollo clínico para el tratamiento del cáncer de mama, leucemia y mieloma.