Hipertensión: los tensiómetros domésticos suelen utilizarse incorrectamente

  • Susan London
  • Resúmenes de artículos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Conclusión práctica

  • Solo una quinta parte de los supervivientes de ictus hipertensivos tenía un tensiómetro doméstico y lo utilizaba correctamente.

Relevancia

  • La monitorización domiciliaria de la presión arterial está recomendada por las guías clínicas, se ha asociado a un mejor control de la presión arterial en relación con la atención habitual y puede reducir el riesgo de recidiva del ictus.

Diseño del estudio

  • Estudio transversal de cohortes estadounidenses de 150 pacientes que habían sufrido un ictus en los últimos 2 años, tenían hipertensión y vivían en casa.
  • Criterio principal de valoración: tener un tensiómetro doméstico y utilizarlo correctamente en los últimos 6 meses (utilizar un manguito para el brazo, sentarse durante ≥1 minuto antes de hacer la medición y hacer ≥2 mediciones por sesión).
  • Financiación: ninguna.

Resultados fundamentales

  • El 81 % de los pacientes disponía de un tensiómetro doméstico, pero solo el 21 % de los pacientes tenía un tensiómetro doméstico y lo había utilizado correctamente en los últimos 6 meses.
  • Los pacientes que no disponían de un tensiómetro doméstico eran más propensos a citar el coste como un obstáculo (p = 0,04) y a informar de que los profesionales de la salud no les había aconsejado que controlaran la presión arterial en casa (p = 0,0002).
  • Con respecto a los componentes individuales del uso correcto del tensiómetro doméstico:
    • El 84 % de los pacientes utilizaba un manguito para el brazo.
    • El 50 % se sentaba durante ≥1 minuto antes de realizar la medición.
    • El 48 % realizaba ≥2 mediciones por sesión.
    • Ninguno de los diversos factores (estar desempleado, tener seguro de Medicaid, padecer un trastorno depresivo mayor, mala capacidad para el control de la presión arterial o el aislamiento social) se asoció de forma significativa con el uso correcto.
  • Solo el 38 % de los pacientes estableció un objetivo de presión con los profesionales de la salud.

Limitaciones

  • La cohorte era una muestra de conveniencia.
  • Una cuarta parte de los pacientes habían sido dados de alta recientemente, lo que posiblemente no permitió disponer de tiempo suficiente para obtener o recibir formación para utilizar un monitor domiciliario.
  • En la mayoría de las guías profesionales se utilizan criterios más estrictos para definir el uso correcto.