Hijos de madres que fumaron durante el embarazo presentan mayor riesgo de fracturas óseas durante su primer año de vida (BMJ)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los hijos de madres que fumaron durante el embarazo temprano parecen tener un pequeño riesgo aumentado de fracturas durante el primer año de vida, pero no hay un efecto duradero sobre el riesgo de fractura más tarde en la infancia y hasta la edad adulta temprana, según un estudio realizado en Suecia y publicado en The BMJ.

Muchos estudios han encontrado una relación entre el tabaquismo durante el embarazo y los problemas de crecimiento en los hijos. Pero la evidencia del impacto del tabaquismo durante el embarazo sobre la salud ósea y el riesgo de fracturas en niños en diferentes etapas de la vida es escasa e inconsistente.

Los autores del presente estudio se propusieron estudiar el impacto del tabaquismo materno durante el embarazo en las fracturas en la descendencia desde la infancia hasta la edad adulta.

Sus hallazgos se basan en más de 1,6 millones de personas nacidas en Suecia entre 1983 y 2000 de mujeres que fumaron (377.367) y no fumaron (1.302.940) al comienzo del embarazo.

Los niños fueron seguidos desde el nacimiento hasta una edad promedio de 21 años (edad máxima 32 años). Durante este período se identificaron 377.970 fracturas (tasa de 11,8 por 1.000 personas/años).

En general, el tabaquismo materno se asoció a una mayor tasa de fracturas en la descendencia antes del primer año de edad. En números absolutos, el riesgo de fractura en las personas expuestas al tabaquismo materno fue de 1,59 por 1.000 años/personas en comparación con 1,28 por 1.000 años/personas en las personas no expuestas, una pequeña diferencia en la tasa de fracturas de 0,31 por 1.000 años/personas en el primer año de vida.

"Los resultados de este estudio indican que el tabaquismo materno durante el embarazo se asocia con un mayor riesgo de fracturas antes de 1 año de edad –concluyen los autores-. Sin embargo, la exposición prenatal al humo del cigarrillo no parece tener una influencia biológica más duradera en riesgo de fractura más tarde en la infancia y hasta la edad adulta temprana".