Hasta el 90% de los pacientes ingresados con diarrea se curan con trasplante fecal (Gastroenterol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Nueve de cada diez pacientes con la principal causa de diarrea infecciosa en hospitales se curan mediante un trasplante fecal, en el que se insertan heces de un donante en los intestinos del paciente a través de un endoscopio. Este trasplante debe ser en el futuro el primer tratamiento elegido en los hospitales, y también en pacientes que actualmente son evaluados como demasiado enfermos para recibirlo, según el investigador Christian Lodberg Hvas, de la Universidad de Aarhus (Dinamarca).

Sus conclusiones desafían la suposición de que los pacientes con infección por Clostridium difficile pueden no estar en las mejores condiciones para beneficiarse de las heces del donante. "Ahora sabemos que esto no es así. Nuestro estudio muestra que cuanto peor está el paciente, más fuertes son los argumentos para un trasplante de heces", señala Hvas.

En el estudio, publicado en Gastroenterology, compararon el efecto del trasplante de heces frente a dos tipos de antibióticos que se usan actualmente para tratar el Clostridium difficile. El estudio incluyó a 120 pacientes que habían sido remitidos al Hospital Universitario de Aarhus con una infección por esta bacteria: 64 de ellos fueron aprobados para un ensayo controlado aleatorizado, y de ellos 24 recibieron un trasplante de heces, mientras que el resto recibió antibióticos.

El estudio mostró una gran diferencia significativa entre el trasplante de heces y los antibióticos que hoy en día se consideran de vanguardia: un total de 22 de los 24 pacientes se curaron después de un solo trasplante de heces, mientras que solo 10 de ellos se curaron con fidaxomicina. Los resultados fueron aún peores para los 16 pacientes que recibieron vancomicina. En este caso, solo 3 de los 16 participantes se curaron.

Además, más de la mitad de los participantes en el ensayo del grupo que recibieron antibióticos sufrieron nuevamente una infección por Clostridium difficile después de completar el tratamiento con antibióticos. Por lo tanto, este grupo recibió lo que se conoce como trasplante de heces de rescate, y el 90% de ellos se curaron finalmente.