Hasta el 80% de los alérgicos a la penicilina deja de serlo a los 10 años (CMAJ)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Nueve de cada diez personas que creen que son alérgicas a la penicilina o no son alérgicas o solo tienen algo de intolerancia, y ocho de las diez personas que tuvieron una reacción alérgica en algún momento a la penicilina hace 10 o más años ya no son alérgicos, según Derek Chu y David McCullagh, investigadores de la Universidad McMaster (Canadá).

En un artículo publicado en el Canadian Medical Association Journal, los investigadores detallan cinco aspectos sobre la alergia a la penicilina que científicamente son evidentes pero que quizá no sepan los pacientes.

Tal y como exponen en su artículo, alrededor del 10% de las personas reportan alergia a la penicilina, pero hasta el 95% no son verdaderamente alérgicas. Además, argumentan que la alergia a la penicilina se pierde con el tiempo: en el 50% de los casos a los cinco años y el 80% después de diez.

"Aquellos que tuvieron reacciones hace más de 10 años es poco probable que sigan siendo alérgicos y deben ser examinados antes de recibir penicilina. Si hay una fuerte indicación de antibióticos, se debe consultar a un médico especialista en alergias acerca de la terapia", aseguran los autores.

En el caso de las personas diagnosticadas con alergia a la penicilina se les ofrecen antibióticos de segunda línea y de amplio espectro más costosos y menos efectivos, que tienen un riesgo significativamente mayor de infecciones como Staphylococcus aureus resistente a la meticilina y el Clostridium difficile.

En este punto, recuerdan que un efecto secundario común de la penicilina, como las náuseas, no se deben tener en cuenta como alergia. Además, las personas sin antecedentes personales de alergia a la penicilina o que hayan tolerado la penicilina en el pasado no necesitan evitarla sin razones médicas.

Igualmente, explican que las reacciones alérgicas severas a los medicamentos que causan hospitalización debido a la aparición de ampollas en la piel, insuficiencia orgánica y/o inflamación de las articulaciones son raras. "Las verdaderas reacciones alérgicas inmediatas causan una rápida urticaria, hinchazón de los labios y la cara y anafilaxia", puntualizan.

En estos casos, recuerdan que la derivación y prueba de alergias está infrautilizada, pero es "segura, precisa, rápida y económica". "Se ha demostrado que las pruebas de alergia durante una o dos horas con una combinación de pruebas cutáneas realizadas por personal capacitado son seguras y efectivas para niños y adultos cerca del cien por cien de las veces", concluyen.