Hasta 2050 se podrán evitar 13 millones de casos de cánceres cervicales (Lancet Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio liderado por investigadores del Cancer Council New South Wales (Australia) indica que hasta el año 2050 se podría evitar la aparición de 13 millones de casos de cáncer de cérvix si se aumentan las coberturas vacunales contra el virus del papiloma humano (VPH) y se mejora el acceso a las herramientas diagnósticas.

Además, y según estas estimaciones, publicadas en The Lancet Oncology, con estas estrategias la tasa media de casos anuales en todos los países podría disminuir a menos de 4 casos por cada 100.000 mujeres para fines de siglo.

Sin embargo, si no se amplían los programas de prevención actuales, el estudio predice que se diagnosticarían 44,4 millones de casos de cáncer cervical en los próximos 50 años, pasando de 600.000 en 2020 a 1,3 millones en 2069, como consecuencia del crecimiento y el envejecimiento de la población.

En mayo de 2018, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió una acción coordinada a nivel mundial para eliminar este cáncer, recordando que es "altamente prevenible". Además, solicitó medidas urgentes para ampliar la implementación de medidas que ya se han probado que ayudan a eliminar este tumor como un problema de salud pública mundial como, por ejemplo, la vacunación contra el VPH, la detección y el tratamiento del precáncer, así como el diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno de los cánceres invasivos tempranos.

"A pesar de la magnitud del problema, nuestros hallazgos sugieren que la eliminación global está al alcance de la mano si se utilizan herramientas que ya están disponibles, siempre que se pueda lograr una alta cobertura de la vacunación contra el VPH", ha dicho el director del estudio, Karen Canfell.

Más de dos tercios de los casos que se podrían evitar se darían en países con niveles bajos y medios de desarrollo como la India, Nigeria y Malawi, donde hasta ahora ha habido un acceso limitado a la vacunación contra el VPH y al cribado cervical.

Para alcanzar estas conclusiones, los autores analizaron datos de registro de alta calidad de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer con el fin de predecir las tendencias futuras del cáncer cervical si no se toman medidas adicionales. Posteriormente utilizaron un modelo dinámico para calcular el impacto de la ampliación de la vacunación contra el VPH y el cribado en la carga del cáncer cervical en 181 países de todos los niveles de desarrollo, entre 2020 y hasta final del siglo.

Los investigadores también predijeron la fecha más temprana en que las tasas de cáncer cérvix podrían caer lo suficiente para lograr la eliminación. La tasa media mundial de cáncer de cuello uterino estandarizada por edad en 2012 fue de 12 por cada 100.000 mujeres.

Los resultados mostraron que la vacunación rápida puede ampliarse a una cobertura de 80 a cien por cien a nivel mundial para 2020 con una vacuna contra el VPH de amplio espectro que podría prevenir entre 6,7 y 7,7 millones de casos, si bien más de la mitad se evitaría después de 2060. Además, si las pruebas de detección cervical aumentaran a una cobertura alta para 2020l, se podrían prevenir entre 5,7 y 5,8 millones de casos adicionales de cáncer cervical en los próximos 50 años.

Tales esfuerzos podrían hacer que el cáncer de cuello uterino se elimine como un problema de salud pública, con tasas promedio de menos de 4 casos por cada 100.000 para los años 2055 y 1959 en países con niveles muy altos de desarrollo (incluidos Estados Unidos, Finlandia, el Reino Unido y Canadá); para 2065 o 2069 para países con altos niveles de desarrollo (incluidos México, Brasil y China); para 2070 y 2079 para países con niveles medios de desarrollo (incluidos India, Vietnam y Filipinas); y para 2090-2100 para países con bajos niveles de desarrollo (como Etiopía, Haití y Papua Nueva Guinea).

Sin embargo, no se lograrán tasas de menos de 4 casos por 100,000 para finales de siglo en todos los países de África (por ejemplo, Kenia, Tanzania y Uganda), incluso si la vacunación de alta cobertura y el cribado cervical de dos veces la vida se pueda lograr 2020.