Hallados nuevos genes relacionados con el consumo excesivo de alcohol y el alcoholismo (Nat Commun)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio genómico, realizado en 275.000 personas por la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) ha revelado nuevos conocimientos sobre los factores genéticos relacionados con el consumo excesivo de alcohol y el alcoholismo.

Investigadores de este centro han descubierto 18 variantes genéticas que se asocian al consumo excesivo de alcohol. Los hallazgos, publicados en Nature Communications, muestran que, aunque el consumo excesivo de alcohol es un requisito previo para tener un trastorno por consumo de alcohol, las variantes de determinados genes, como DRD2 o SIX3, pueden conllevar su desarrollo.

"Centrarse en las variantes vinculadas al trastorno por consumo de alcohol puede ayudar a identificar a las personas con riesgo y desarrollar medicamentos para su tratamiento. Lo mismo ocurre con el consumo de alcohol, ya que esas variantes podrían ayudar a reducir el consumo en los consumidores comunes de alcohol", explica Henry R. Kranzler, primer autor del estudio.

Para realizar este estudio los investigadores han utilizado datos genéticos del Million Veteran Program, un programa nacional de investigación voluntaria patrocinado por el Departamento de Asuntos Veteranos, que incluye a participantes blancos, afroamericanos, latinos y asiáticos. Además, los investigadores también han utilizado otros datos de los participantes para buscar relaciones entre genes y enfermedades, así como otros rasgos no relacionados con el alcohol.

En esta línea, los investigadores han identificado 13 variantes genéticas asociadas al consumo del alcohol, de las cuales 8 no habían sido notificadas previamente. Asimismo, se asociaron 10 variantes al trastorno por consumo de alcohol, incluyendo 7 que no se habían relacionado previamente a ella.

También han descubierto que el consumo excesivo de alcohol está asociado a un menor riesgo de enfermedad de las arterias coronarias y rasgos glucémicos, como diabetes tipo 2. Por su parte, el AUD se ha asociado a 111 enfermedades, incluyendo una menor inteligencia, mayor riesgo de insomnio y trastornos psiquiátricos.

Las diferencias genéticas entre estas dos afecciones relacionadas con el alcohol y las asociaciones observadas ponen en relieve diferencias muy importantes en la comorbilidad y el pronóstico. Esto destaca la necesidad de identificar los efectos de estas variantes de riesgo en el futuro para entenderlos y conseguir un mejor tratamiento, concluye el autor.