Hallados biomarcadores asociados a defectos de nacimiento relacionados con el virus Zika (JCI Insight)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad del Sur de California (Estados Unidos) han identificado biomarcadores asociados a defectos congénitos graves en bebés nacidos de mujeres infectadas con el virus Zika, un descubrimiento que podría conducir al desarrollo de pruebas de detección y a una mejor comprensión de cómo la infección conduce a anomalías fetales. Los hallazgos se publican en el Journal of Clinical Investigation Insight.

"El mayor riesgo de defectos de nacimiento es la infección por el virus Zika durante el primero y segundo trimestre. Una prueba prenatal tiene el potencial de aliviar las preocupaciones de muchas futuras madres", afirma la primera autora del estudio, Suan-Sin Foo, investigadora asociada en el Departamento de Microbiología Molecular. e Inmunología en la Escuela de Medicina Keck de la USC. "Todavía tenemos mucho que aprender sobre cómo el virus Zika afecta a las respuestas inmunitarias en la madre y cómo la infección puede afectar negativamente a su bebé", añade.

La mayoría de las personas infectadas con el virus Zika, que se transmite por el mosquito Aedes, no experimentan síntomas o una enfermedad leve con fiebre baja. Pero los fetos expuestos al Zika en el útero corren el riesgo de sufrir defectos neurológicos devastadores. Uno de esos defectos, la microcefalia, una cabeza más pequeña de lo normal, ganó prominencia en 2015, y Brasil notificó un número inusual de casos en bebés de madres infectadas con el virus.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, a medida que los bebés se han convertido en niños pequeños, algunos no pueden ver, caminar, masticar o hablar y requerirán toda una vida de cuidado. En Estados Unidos, ha habido aproximadamente 2.483 mujeres embarazadas infectadas con Zika y 116 bebés nacidos con defectos de nacimiento vinculados con Zika desde 2015.

Se han encontrado mosquitos Aedes en Los Ángeles (California), pero ninguno portaba el virus Zika, según el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles. Para el estudio, los científicos examinaron el sistema inmunológico de las mujeres embarazadas a través de muestras de sangre tomadas durante el primer, segundo y tercer trimestres del embarazo. Compararon muestras de sangre de 30 mujeres embarazadas infectadas con Zika en Brasil con 30 mujeres gestantes sanas en Brasil y 14 en Los Ángeles.

Específicamente, los investigadores observaron las citoquinas, que son sustancias químicas mensajeras liberadas por el cuerpo en respuesta a una infección. En un panel de 69 citoquinas analizadas, identificaron 16 citoquinas que parecían estar relacionadas con nacimientos anormales inducidos por el Zika. No está claro si los productos químicos mensajeros causan los defectos de nacimiento, o se secretan en respuesta a otra cosa, dicen los investigadores.

"El ultrasonido se usa de manera rutinaria durante el embarazo para controlar el estado de un bebé, pero hay un límite a lo que se puede ver. Las imágenes de resonancia magnética pueden proporcionar 'imágenes instantáneas' claras y de alta resolución del feto, pero existen preocupaciones de seguridad para el bebé y se recomienda para el segundo y tercer trimestre del embarazo", explica la coautora Weiqiang Chen, investigadora asociada en el Departamento de Microbiología Molecular e Inmunología de la Escuela de Medicina Keck.

"Nuestros hallazgos identificaron un panel de biomarcadores que podrían ser útiles para predecir los resultados fetales asociados con el virus Zika independientemente de las etapas del embarazo, simplemente mediante la evaluación de la sangre de las madres", resume.