Hallado un vínculo entre la fibrilación auricular y las mutaciones de un gen asociado a enfermedad cardiaca (JAMA)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La fibrilación auricular es bastante común entre los adultos mayores, pero su forma de inicio temprano es relativamente rara, ya que afecta a menos del 1% de las personas menores de 65 años. Su infrecuencia sugiere un componente genético fuerte, pero los posibles responsables genéticos han permanecido ocultos.

Un equipo de Estados Unidos, liderado por científicos en el Instituto Broad Broad, el Hospital General de Massachusetts y la Universidad de Harvard, ha encontrado una fuerte relación entre la fibrilación auricular de inicio temprano y las mutaciones que rompen TTN, un gen que ayuda a mantener la estructura del músculo cardiaco. Según estos nuevos hallazgos, aproximadamente el 2% de los casi 2.800 pacientes con fibrilación auricular de inicio temprano examinados tenían una mutación de pérdida de función en TTN, un porcentaje que aumentó cuanto más joven era el paciente. 

El TTN también se asocia a muchas formas de cardiomiopatía. En el estudio, publicado en JAMA, los investigadores han podido relacionar las mutaciones de pérdida de función en un solo gen para el inicio temprano de la fibrilación auricular.

"Sabemos que la fibrilación auricular es heredable, que las variantes en muchos genes probablemente contribuyen a él, y que la genética tiene una gran influencia en las personas a las que se diagnostica una enfermedad joven", afirma el autor Patrick Ellinor. "Pero hasta ahora no hemos podido encontrar una relación sólida entre Afib de inicio temprano y cualquier gen o mutación", añade.

Ellinor y colegas recopilaron datos completos de la secuencia del genoma de 2.781 estadounidenses menores de 66 años que participaron en 9 estudios en TOPMed.

Después, el equipo realizó un estudio de asociación de genoma completo, que mide el grado en que las variantes genéticas comunes afectan al riesgo de cualquier persona dada de desarrollar fibrilación auricular de inicio temprano. Partiendo de una lista de más de 8,2 millones de variantes, el equipo redujo su búsqueda a 26 regiones del genoma que los esfuerzos anteriores habían asociado a fibrilación auricular, buscando específicamente variantes genéticas raras que evitarían la expresión o función de un gen. De los 84 genes dentro de estas 26 regiones, solo TTN estaba fuertemente asociado con fibrilación auricular.

Lo más interesante fue la relación entre TTN y la edad. Las mutaciones en el gen aparecieron en el 2,1% de todo el grupo de participantes estudiados. Sin embargo, cuando el equipo desglosó los datos por la edad de inicio, surgió un patrón: cuanto antes se diagnosticaba a un paciente, era más probable que tuvieran una mutación TTN. Más del 6% de los pacientes en el grupo de edad más joven, aquellos diagnosticados con menos de 30 años de edad, portaban mutaciones de TTN.

Además, los pacientes con fibrilación auricular de inicio temprano con una mutación TTN fueron diagnosticados en promedio más de cinco años antes que aquellos sin esta enfermedad. TTN codifica una proteína llamada titina, que actúa como una matriz molecular dentro de las células del músculo cardiaco. Los defectos en la titina están relacionados con muchas formas de cardiomiopatía. Sin embargo, aunque los pacientes con cardiomiopatía a menudo también experimentan fibrilación auricular, la relación molecular entre las dos todavía no está clara.

"TTN es bien conocido en cardiología -señala Ellinor-. Las mutaciones de pérdida de función en él representan muchas cardiomiopatías. Pero esta es la primera vez que vemos asociaciones entre este gen y fibrilación auricular de inicio temprano". El equipo observa que la asociación fibrilación auricular -TTN que surgió de sus datos es, por el momento, solo eso: una vinculación. Los resultados no sugieren si las mutaciones de la TTN desempeñan un papel activo en la aparición temprana de fibrilación auricular.

Sin embargo, Ellinor señala que los datos indican un enfoque más matizado para el tratamiento de fibrilación auricular de inicio temprano. "El enfoque estándar para fibrilación auricular en la actualidad son los anticoagulantes, los medicamentos para controlar el ritmo cardíaco o un procedimiento invasivo, llamado ablación con catéter. Pero puede ser que en los pacientes más jóvenes nos preguntemos si deberíamos dar un paso atrás y considerar realizar pruebas genéticas, y, tal vez, buscar signos sutiles de una miocardiopatía", indica.

"Además, aún no sabemos si los pacientes con una mutación TTN tienen un resultado diferente, o si debemos estratificar a los pacientes a los tratamientos basados en su estado TTN, o si debemos observar a los pacientes jóvenes con fibrilación auricular para ver si desarrollan una cardiomiopatía. Son todas preguntas importantes a las que responder", concluye.